diciembre 17, 2021 MASAJES No hay comentarios

Invierno como estación de quietud.

Por Miguel Carretero, quiromasajista, reflexólogo y técnico en drenaje linfático. Especializado en medicina china, como Acupuntura, masaje  Tui-Na, Chi Nei Tsang, Qi Gong.

La Medicina China nos enseña lo importante que es acomodar nuestro cuerpo y emociones a los diferentes cambios que vamos sufriendo.

Nos hace ver que seguir el ritmo de la naturaleza nos hace estar en sintonía con el universo y que nuestro cuerpo no acuse los cambios de estaciones ni los altibajos que vamos sufriendo.

De todos los seres vivos, el humano es el único que no sigue los consejos de la naturaleza e intenta hacer la guerra por su cuenta, sin tener en cuenta cómo debemos actuar en cada estación de año.

Esta forma de NO entender la naturaleza, es casi siempre la causante de la falta de energía o salud que solemos sufrir.

En ocasiones nos creemos que podemos controlar todos esos cambios, aunque sean dañinos para nuestro organismo y pretendemos salir indemnes.

Pero el cuerpo tiene memoria, y todos esos excesos o malos hábitos los va guardando y tarde o temprano los vamos acusando.

Ahora nos adentramos en el invierno y con él el frio.

Si nos fijamos en la mayoría de animales y plantas, esta estación es la indicada para descansar y almacenar energía.

En invierno los bosques y campos se encuentran en quietud, sin rastro de vida ni movimiento.

Algunos animales hibernan, se ponen en “modo económico”. El objetivo es gastar la menor cantidad de energía posible. Han estado la mayor parte de la primavera y verano almacenando, haciendo reserva de alimentos para cuando llegue la época del frio hacer el menor desgaste posible de energía.

Cuando perdemos energía, el cuerpo se debilita.

El invierno es una época de reposo, quietud, de recogimiento interior.

No podemos pretender seguir el mismo ritmo que llevábamos en primavera o verano.

En invierno oscurece más pronto, tenemos menos horas de luz.

Cuando empieza a oscurecer, el cuerpo empieza a “apagar motores”. Esa falta de luz natural es entendida como que el día está finalizando y es hora de ponerse en reposo. Es hora de reponer energía y evitar esfuerzos a esa hora.

Es muy común que nuestras jornadas se prolonguen hasta tarde y después hagamos alguna actividad, con lo que la hora de cenar y descansar se alarga mas de lo que deberíamos.

No es raro sentirse con mas ganas de descansar, estar en reposo y en casa.

Ir a contracorriente del ritmo de la naturaleza nos hace estar débiles, cansados y sin la energía necesaria para afrontar el invierno.

Si hacemos deporte, deberíamos hacerlo por la mañana con la luz del día, siempre evitando coger frio y perder ese calor que hemos ido generando.

La zona más propensa para coger frio y que eso nos afecte es la zona lumbar.

En invierno los riñones están más débiles y es común sufrir lumbalgias y problemas relacionados con los riñones.

Debemos mantener esa zona caliente, evitando coger frio. Mimarla lo máximo posible. Evitar que el frio nos paralice y haga contractura las lumbares.

Es importante cuidar el interior, evitando alimentos fríos, ya que el cuerpo necesita más energía para metabolizarlos y aportar al organismo alimentos que creen calor.

Igual de importante es cuidar nuestra parte física.

Con el frio tendemos a encogernos, como queriendo guardar todo el calor que tenemos.

Esto provoca casi siempre tensión en lumbares o cervicales.

Un masaje en la zona lumbar nos ayudará a descargar y reforzar la zona y entrar en calor.

Masaje en pies, piernas y lumbares favorecerá a que la energía circule por todo el cuerpo y se active, generando así calor interno.

Podemos añadir al aceite alguna esencia tipo jengibre, canela, gaulteria.

Este tipo de aceites esenciales generan calor al organismo.

Antes de que notemos que estamos acusando la llegada del invierno y nuestro cuerpo lo sufre, seria más que recomendable realizarse periódicamente un masaje y así prevenir males mayores.

Recordad que la prevención siempre será nuestra mejor medicina.

El invierno es una época de almacenamiento y no perder todo lo acumulado durante el año.

Hagamos caso a la naturaleza y sigamos ese camino.

Déjate aconsejar y cuidar desde todas nuestras áreas en Cos Vital.

Por Miguel Carretero, quiromasajista, reflexólogo y técnico en drenaje linfático. Especializado en medicina china, como Acupuntura, masaje  Tui-Na, Chi Nei Tsang, Qi Gong.

Written by Ruth Moreno Vila