UÑAS Y EL ESMALTE SEMIPERMANENTE.

 

Por Judit Calderó Taboada, masajista y esteticista especializada en esmaltado y decoración de uñas.

Como bien sabemos, tenemos una gran variedad de colores a la hora de elegir el esmalte que le ponemos a nuestras uñas.

Hace unos años atrás era todo más básico, rojas o granates, con las lunas, francesa o de colores perlados. Hoy en día tenemos infinidad de colores y de decoraciones para lucir unas manos perfectas y originales.

 

Aquí es dónde viene la duda: esmalte normal o semipermanente?

Pues vamos a hablar un poco de los dos.

Antes de explicarlos quiero hacer referencia a la uña, ya que unas uñas bien cuidadas y sanas siempre se ven mejor.

La uña son capas de queratina unas encima de otras que crecen desde la matriz hacia el exterior, pegadas encima del dedo hasta llegar a su borde libre. La matriz es lo que alimenta a la uña, así que podemos decir que nuestras uñas se nutren por el riego sanguíneo y no por la parte externa, con lo cual, llevar las uñas esmaltadas no va a hacerlas más débiles ni las va a estropear.

 

Debemos utilizar una lima acorde a la uña que vamos a dar forma, la mayoría de limas tienen dos caras, la más gruesa o rugosa es para las uñas de los pies, ya que estas son más duras y la parte más suave es para las manos.

 

Debemos mantener unas uñas bien hidratadas para evitar grietas o roturas, para ello podemos utilizar la misma crema de manos o un aceite nutritivo y fortalecedor cómo el aceite de coco.

Para lucir también unas uñas más bonitas es aconsejable retirar la cutícula, así a la hora de esmaltar es mucho más fácil y queda más pulido.

 

El esmalte normal o laca de uñas, el de toda la vida, es un esmalte de fácil aplicación y retirada. Lo aplicamos con el pincel que trae el mismo envase directamente sobre la uña limpia y se retira con un algodón impregnado en acetona.

Para un mejor resultado es aconsejable pulir antes la uña para quitar cualquier imperfección que pueda existir y aplicar una base protectora ( suelen ser transparentes) para evitar que la uña absorba parte del pigmento y se nos quede manchada. Y por último aplicar un finalizador ( brillo o mate, al gusto de cada usuario).

Eso sí, una laca de uñas se seca de la parte más superficial hacía la más profunda, así que según las capas de esmalte que llevemos se podría tardar hasta 1h para que el esmalte quede seco del todo, durante ese tiempo cualquier golpe o roce nos puede estropear el esmaltado.

 

Por otro lado tenemos el esmalte semipermanente, también es una laca de uñas de fácil aplicación aunque el procedimiento es distinto, primero debemos desengrasar la uña para que el esmalte quede bien fijado, aquí también aplicaremos una base protectora y a diferencia de la laca de uñas convencional el semipermanente se seca en una lámpara de luz UV o led.

 

Se dan las capas de esmalte que sean necesarias (según la marca del producto pueden ser de 1 a 3 capas) y por último finalizamos y sellamos con un acabado brillo o con un acabado mate, según queramos. Una vez terminada la tarea de esmaltar se finaliza con un producto que retira los excesos de esmalte que hayan podido quedar y ya tenemos las uñas completamente secas.

Su retirada es un poco más compleja y os aconsejamos que vengáis a que os lo haga un profesional.

Con el paso de los años han surgido nuevas técnicas, podemos hacer dibujos encima de la uña, ponerle pedrería, hacer estampaciones, efectos varios cómo el bubble o el ojo de gato.

En Cos Vital procuramos seguir este ritmo tan desenfrenado de la moda en las uñas para ofrecerte un diseño único y personalizado.

Atrapasueños a mano alzada

Plumas

Bubble effect

Estampación

 

Por Judit Calderó Taboada, masajista y esteticista especializada en esmaltado y decoración de uñas.

Written by Mónica Moreno Vila