Pautas saludables para este Otoño.

 

Por Miguel Carretero, quiromasajista, reflexólogo y técnico en drenaje linfático. Especializado en medicina china, como Acupuntura, masaje  Tui-Na, Chi Nei Tsang, Qi Gong.

Según la Medicina Tradicional China, nuestro cuerpo va al ritmo de la Naturaleza, y es ella quien nos marca las pautas más saludables de vida. Cuando nos alejamos de las leyes de la naturaleza, o nos resistimos al cambio, encontramos dificultades. Si aprendemos a vivir dentro de estas leyes, la salud será nuestra aliada.

La Medicina Tradicional China divide el año en 5 estaciones: primavera, verano, verano tardío,  otoño e invierno.

Al igual que el clima y el paisaje cambia con las estaciones del año, las condiciones de nuestro cuerpo cambian según el momento del año en que nos encontremos

Los comportamientos del cuerpo responden a estas cinco etapas.

El otoño es el momento de traer y dejar ir.

Metal es el elemento que la Medicina China relaciona con el otoño. Los órganos asociados al “metal” son el intestino grueso y los pulmones.

El intestino grueso es un ejemplo de dejar ir y eliminar las toxinas.

Los pulmones son un ejemplo de traer, recibiendo el aire fresco, y dejar ir, exhalando, deshaciéndose del dióxido de carbono.

La perspectiva de traer y dejar ir nos mantiene sanos.

La emoción para el otoño en la medicina tradicional china es la pena, el luto, la pérdida. Los sentimientos pueden ser acrecentados por lo que uno puede ser un poco más sensible en esta época.

El pulmón se desahoga a través de la lágrima. Se recomienda realizar respiraciones profundas para oxigenar las células de todo nuestro cuerpo y hacer ejercicio, yoga, pilates y meditación, donde la respiración juega un papel importante.

El otoño es la cosecha. Podemos cosechar nuevas ideas, nuevos proyectos, nuevos comportamientos y nuevas resoluciones.

En otoño, debido a los cambios rápidos de temperatura entre el día y la noche y al aire frío y seco causa enfermedades respiratorias.

Es común sentir síntomas como sed, boca seca, labios secos, nariz seca, dolor de garganta, tos seca, piel seca, heces secas, estreñimiento.

Surgen lesiones en la piel, como eccemas, dermatitis, psoriasis, …etc, y trastornos en el sistema respiratorio (nariz, pulmones, incluyendo la garganta).

Limpiar nuestro organismo mediante complementos depurativos: la alcachofera, el grosellero, el rábano negro o el ajo.

El ajo es un importante aliado para los pulmones.

El jengibre es un estimulante para alcanzar más calor interna y despejar los pulmones.

La dieta de otoño deberá ser más calórica que en primavera para poder prepararse para el frío invierno.

Debemos ingerir más alimentos que regulen la actividad intestinal, como cereales integrales, frutas o fibra vegetal.

Aumentar el consumo de alimentos picantes que aporten un calor interno para protegernos de los síndromes por viento frío típicos de este cambio, ya que pasamos de temperaturas muy cálidas a muy frescas en cuestión de horas. Éstos alimentos son: sopas calientes (calabaza), infusiones, jengibre, pimienta, canela, así como las legumbres.

Para favorecer la labor de  nuestro intestino grueso es conveniente consumir: cereales integrales, sobre todo cebada, así como verduras verdes y amargas, las frutas (uvas, manzanas, peras, piña…).

Los cereales integrales contienen mucha vitamina B y su contenido en celulosa ayuda a la función intestinal, pues favorecen una buena eliminación.

En ocasiones necesitamos una pequeña ayuda para devolver al cuerpo el estado de equilibrio óptimo. Que la energía del pulmón sea adecuada para afrontar la época de frio y que el intestino haga su función y no nos provoque colapsos.

Desde Cos Vital podemos ayudarte a dar ese paso a través de masaje, acupuntura, reiki …y que esa transición sea lo más dulce para el cuerpo.

Escucha a tu cuerpo y adelántate a cualquier desequilibrio que pueda llegar.

Soy Miguel y estaré encantado de atenderte y aconsejarte en todo lo que necesites y realizarte el tratamiento adecuado para ti en cada momento. Estamos para ayudarte.

Recuerda que la mejor medicina es la preventiva.

Written by Mónica Moreno Vila