Signos de que MI CUERPO ESTÁ INTOXICADO

Por Mónica Moreno, naturópata y homeópata en Cos Vital. Master en homeosineptología, especialista en dietética integrativa. Miembro del equipo docente de Qüestions Vitals.

 

  • Hinchazón de estómago es desproporción a lo que se ha comido.
  • Cansancio no proporcional.
  • Dolores de cabeza fríos, sensación de obnubilación de cabeza, falta de calidad mental.
  • Picor de piel, granitos que pican, enrojecimiento de la piel al mínimo roce.
  • Exceso de flatulencia fétida.
  • Sensación de náuseas y rechazo a las carnes.
  • Halitosis –mal aliento.
  • Visión borrosa que va a día y horas.
  • Debilidad lumbar, de rodillas y planta de los pies.
  • Cambios de estado de ánimo.
  • Necesidad de orinar por la noche más de 2 veces.
  • Celulitis.
  • Defensas bajas.

Y unos cuantos síntomas más son indicativos de que el organismo necesita una DESINTOXICACIÓN GENERAL porque ha llegado un momento que el nivel de dextritus acumulados en el cuerpo empieza a ser alarmante.

Desde la visión de la naturopatia la carga toxémica de un organismo es proporcional a la falta de vitalidad o energía vital.

 

 

La energía vital es la capacidad que tiene el cuerpo de mantener sus funciones bioquímicas y orgánicas en buen estado para mantener la salud en equilibrio. Para ello tenemos SIEMPRE en alerta y en funcionamiento el proceso de HOMEOSTASIS que es la capacidad de tiene el sistema inmunitario de crear reacciones de compensación para mantener el buen estado de salud. Pero para poder crear las reacciones de compensación adecuadas, el organismo necesita una energía para poder activarlas y llevar a cabo su cometido. Como ya hemos citado el nivel de toxinas reduce la energía vital (vitalidad) en el cuerpo para poder funcionar correctamente, así que si necesitamos un buen estado de salud, necesitamos controlar esta carga TOXÉMICA.

 

¿Y que son las toxinas, los dextritus y la carga toxémica? Esto tiene una respuesta fácil.

Las toxinas endógenas (propias) o dextritus es el producto de desecho de cualquier reacción bioquímica del organismo. Durante las 24 horas del día, nuestras células respiran, se nutren y con ello tienen un metabolito de desecho (teniendo billones de reacciones bioquímicas diarias), cada segundo mueren miles de ellas y nacen de nuevas. Se crean millones de reacciones que producen hormonas, neurotrasmisores, intercambios de sustancias y movimientos que van dejando tras de sí, un residuo, dextritus o toxina, que por supuesto ha de ser eliminado del cuerpo.

A las que sumamos las toxinas exógenas (del exterior) que son las que añadimos por vía externa con nuestra alimentación, la medicación y otros hábitos diarios añadidos como el tabaquismo, las drogas, el café y una gran variedad de añadidos muy normalizados en nuestro día a día.

 

El cuerpo tiene capacidad de eliminar todas las toxinas endógenas porque como siempre digo en mis clases es una máquina PERFECTA  y en continua puesta a punto, funcionando mejor de lo que nosotros valoramos. Así que siempre tiene en funcionamiento los EMUNTORIOS que son los órganos encargados en la desintoxicación y son EL HIGADO **, LOS RIÑONES, LOS PULMONES, EL INTESTINO Y LA PIEL. Todos ellos tienen muchos procesos diferentes para encargarse de la eliminación de toxinas que pueden ser lipotrópicas o hidrotrópicas y el cuerpo las reconducirá para ser expulsadas del cuerpo dependiendo de si su composición son de base hídrica o grasa. Entre los 5 emuntorios se entienden y trabajan muy sincronizadamente siendo un gran equipo de trabajo.

Hasta aquí todo bien. Pero hay tres condicionantes importantes que hacen que estas toxinas no sean eliminadas a su debido tiempo y empiecen a acumularse indebidamente:

  • A las toxinas propias del cuerpo se le AÑADEN las que la persona suma con la toma de medicación que hace que haiga que eliminar dichas sustancias que no son orgánicas y el hecho que las propia medicación puede perfectamente alterar el buen funcionamiento de algunos de los emuntorios como contraindicación directa.
  • Los malos hábitos de la persona. El fumar, no beber suficiente agua, el sedentarismo, la alimentación llena de aditivos tóxicos, procesados o con excesos de grasas, saturan al cuerpo de más toxinas.
  • Una alteración en el buen funcionamiento de uno de los propios emuntorios. Quiere decir que hay una problemática en la que o bien el hígado, los riñones, el intestino, los pulmones o la piel ya no trabajan bien, con lo que su trabajo no sale en condiciones y el resto del equipo debería de compensar trabajando más. Y por supuesto esto es así. El resto de los órganos trabajan más pero y ese estado largo en el cuerpo???? Pues como todo equipo de trabajo llegará un momento en que todos se resentirán por agotamiento de ese sobreesfuerzo en el tiempo dejando de ser productivos en sus propios quehaceres diarios. Y es aquí cuando el nivel de toxinas sube a un ritmo abismal y empezamos a tener una sintomatología variable que no son patologías pero hace que el cuerpo no se encuentre bien, esté SUCIO, INTOXICADO por sus propias toxinas.

 

Desde la naturopatía y homotoxicología, esta es la BASE  de muchas enfermedades  que padecemos. Es el punto de partida del mal estado de salud que dependiendo de la cantidad de toxinas en el cuerpo, el tiempo que dura este estado y si suprimimos (con medicación habitualmente) las reacciones que tiene el propio cuerpo para eliminarnas de forma extra-ordinaria como puede ser con una diarrea espontánea, un resfriado o un día con vomitos, creamos una VICARIACIÓN PROGRESIVA  y esto significa que las toxina se interiorizan y llegan a alterar la bioquímica interna de la célula como último proceso y que a mayor toxemia menos VITALIDAD tiene el cuerpo para seguir con sus propias funciones diarias.

a  + TOXEMIA = – ENERGÍA VITAL

Esto quiere decir que al hecho de orinar, sudar, tener mocos o ir bien de vientre tenemos que darle más importancia de la que realmente de damos. Porque son nuestros GUARDIANES de la salud que están en continua lucha, para que nosotros sin miramientos no les tengamos en consideración.

Escúchate, obsérvate, cuídate porque nuestro organismo funciona siempre a favor nuestro.

 

Dicho así el tema puede verse de forma muy sencilla aunque es más complicado y extenso que lo cuento, por ello en mis siguiente 2 post seguiré hablando de la localización de toxemias, de las vicariaciones progresivas – regresivas y de remedios naturales para poder hacer una depuración general.

De todas maneras si crees que tu salud puede estar afectada por el nivel de toxinas, es Cos Vital y quieres que sea un profesinal quien te asesore, estaré encantada de valorar cuál es tu grado de toxicidad, que órgano es el que está en hipofuncionamiento así como intoxicado en más cantidad y podemos dar un plan de choque para ganar salubilidad y aumentar la energía vital.

Por Mónica Moreno, naturópata y homeópata en Cos Vital. Master en homeosineptología, especialista en dietética integrativa. Miembro del equipo docente de Qüestions Vitals.

Written by Mónica Moreno Vila