noviembre 12, 2021 PODOLOGÍA No hay comentarios

DIFERENCIA ENTRE DIABETES Y PIE DIABETICO.

Por Daniel García, podólogo en Cos Vital.

De forma habitual, tanto los pacientes diabéticos como los distintos profesionales sanitarios que los tratamos solemos caer en el error de creer que todos los pacientes diabéticos sufren también de pie diabético.

Para saber bien dónde está el error debemos de entender qué es el pie diabético.

La Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular define el pie diabético como:

una alteración clínica de base etiopatogénica neuropática inducida por la hiperglucemia mantenida en la que con o sin coexistencia de isquemia y previo desencadenante traumático, se produce la lesión y/o ulceración del pie”.

Lo que viene a decir esta definición es que el pie diabético se produce en aquellos pacientes diabéticos que no han tenido los niveles de azúcar en sangre controlados durante años de evolución de la patología, y que, a causa de este mal control glucémico, han desarrollado las conocidas como complicaciones tardías de la diabetes, que son entre otras, la neuropatía y la arteriopatía diabéticas. Los expertos en el tema creen que estas complicaciones empiezan a manifestarse entre los 10 y los 20 años de evolución de la enfermedad.

Entonces, si yo soy diabético desde hace 15 años, ¿puedo tener pie diabético?

La respuesta es que no tiene porqué. Tal y como hemos explicado, hace falta un mal control de la diabetes durante muchos años para tener un riesgo considerable de padecer pie diabético.

¿Hay algún modo de saber el riesgo que tengo de padecer pie diabético?

La respuesta es sí. Todos los pacientes diabéticos deben de realizar un seguimiento anual de los pies por parte del servicio de enfermería de su centro de atención primaria o del podólogo de zona. En este seguimiento anual se realiza una exploración vascular y neurológica de los pies para conocer si existe falta de sensibilidad y/o de riego sanguíneo en los pies, y así conocer cuál es el nivel de riesgo de cada paciente diabético para padecer de pie diabético.

¿Y qué puedo hacer yo para prevenir la aparición del pie diabético?

Pues bien, la respuesta es muy amplia, pero lo más importante es mantener un buen control del azúcar en sangre y para ello hay que cumplir la pauta farmacológica, además de cumplir las pautas alimentarias y de actividad física prescritas por los profesionales sanitarios.

Además, es importante minimizar los riesgos externos que podrían provocar la aparición de un pie diabético, como evitar los traumatismos, el tabaco y elegir un buen calzado que se adapte de forma correcta al pie. Por último y no menos importante, se debe de realizar un cuidado periódico y una higiene diaria de los pies. Por ello, para ayudarte a conseguir un buen cuidado en tus pies, el servicio de podología de Cos Vital está a la disposición de todos los pacientes diabéticos que necesiten del cuidado de sus pies, mediante la realización de quiropodias, o la realización de soportes plantares si existe alguna deformidad o alteración biomecánica.

En futuros post hablaremos en más detalle del calzado apto para pacientes diabéticos y más concretamente en aquellos con riesgo de padecer el síndrome del pie diabético.

Por Daniel García, podólogo en Cos Vital.

Written by Ruth Moreno Vila