UNIDAD DE PSICOLOGÍA INFANTO-JUVENIL

 

¿Qué ofrece la psicología infantojuvenil?

 

El punto de partida es  la potenciación de los recursos y habilidades de las personas; por ello nos basamos en principios de funcionalidad y capacitación. La psicología infantil y juvenil ofrece de modo particular un aporte de prevención, moldeación y construcción de la persona. El estudio del comportamiento infantil, no obstante, contempla un rango amplio de edades, des de la primera infancia hasta la adolescencia. Por ello, tener en cuenta los hitos del desarrolloinfantil (físico, cognitivo, motor, afectivo, social…) y las características principales de cada edad serán muy importantes para establecer el análisis de los problemas o dificultades presentados y para su posterior intervención. En el trabajo con infancia es vital el apoyo familiar y la coordinación con los ámbitos en los que el niño está a diario, de hecho, formar equipo con los padres y la escuela es uno de los objetivos primordiales.

 

¿Qué trabajamos en la unidad de psicología infanto-juvenil?

 

El servicio contiene:

  • Asesoramiento para padres (pautas de manejo de conducta, resolución de conflictos,  problemas puntuales específicos, sesiones de psicoeducación, parentalidad positiva…).
  • Evaluación y diagnóstico (valoración de sospecha de una problemática)
  • Exploración de perfil psicopatológico y/o neuropsicológico
  • Elaboración de informes para los padres, profesores, etc.
  • Intervenciones específicas (TDAH, Dislexia, Trastornos de conducta, Trastornos de Ansiedad y Estado de Ánimo, Trastornos del Espectro autista…)
  • Reeducaciones: programas específicos para trabajar las dificultades en la lecto-escritura, con la aritmética, psicomotricidad, lateralidad cruzada, planificación y organización, técnicas de estudio…

 

Todo ello des de un enfoque personalizado y adaptado a las características del niño, la familia y el entorno.

  • Problemáticas más frecuentes atendidas
  • Déficit de atención con Hiperactividad (TDAH).
  • Problemas de conducta: agresividad, impulsividad, negativismo desafiante, desobediencia….
  • Problemas de ansiedad por separación, miedos, celos, fobias, obsesiones, problemas del sueño…
  • Asesoramiento sobre el bienestar de los menores ante una separación o divorcio.
  • Problemas de aprendizaje: en el rendimiento escolar, Dislexia, Discalcúlia, Disgrafia, Aprendizaje no Verbal…
  • Problemas emocionales: depresión, baja autoestima, irritabilidad, baja autoconfianza, quejas somáticas (dolor de barriga, cabeza…)…
  • Control de esfínteres: enuresis y encopresis.
  • Dificultades de relación y adaptación a los cambios: conflictos interpersonales, aislamiento social, pobres  habilidades sociales, timidez excesiva…
  • Discapacidad Intelectual.
  • Problemas de conducta alimentaria.
  • Tics y síndrome de la Tourette.
  • Espectro Autista (TEA) y problemas en la capacidad de cognición social.
  • Dinámicas familiares complejas.
  • Orientación vocacional (adolescentes) y técnicas psicopedagógicas para el estudio, planificación y organización.

 

 

¿Cómo trabajamos?

 

La forma de trabajo implica varias fases. Respecto a la primera, se trata de una de una previa de 15″ totalmente gratuita donde se expone de modo general el motivo principal de consulta y se hace una explicación de los programas y servicios que se prestan en la actualidad. A partir de aquí, dependiendo de la problemática y el servicio concreto solicitado (evaluación e informe, proceso psicoterapéutico, reeducaciones…) se procederá de distinta forma; aún así, a modo general las siguientes fases contienen una primera visita amplia dónde se recogen los datos necesarios para entender el problema, seguidamente se procede a una valoración de las dificultades y potencialidades del niño, definiendo un perfil que servirá de ruta para la posterior intervención. Finalmente se establece una devolución sobre los factores que precipitan e intervienen en el problema presentado y un plan de trabajo de intervención. Las sesiones de evaluación son de duración variable (entre una hora  y hora y media) y las de intervención de una hora.

Texto elaborado por Irene Moreno