enero 25, 2019 LOGOPEDIA No hay comentarios

¿QUÉ SABEMOS DE NUESTRA LATERALIDAD?

Por Estefania Silgado, logopeda en Cos Vital.

La lateralidad es la preferencia que mostramos cada ser humano, por un lado, del cuerpo frente al otro.

Para hablar de lateralidad debemos hacer referencia al eje que divide el cuerpo en dos partes iguales, conocidas como: la izquierda y la derecha. Por ello mismo, debe ser aprendida.

Además, debemos conocer que la lateralidad se va desarrollando en varias fases:

ETAPAS PRELATERALES:

  • Monolateralización (desde el nacimiento hasta los 6 meses): No existe relación entre un lado, y otro del cuerpo.
  • Duolateralización (6 meses a 1 año): Se produce un funcionamiento simétrico y simultáneo de los dos lados del cuerpo.

ETAPAS LATERALES:

  • Fase de indiferenciación (0 – 2 años): el niño descubre que tiene dos manos que le pertenecen y que le sirven para manipular e interaccionar con el entorno.
  • Fase de alternancia (2-4 años): El niño utiliza las dos manos indistintamente para realizar las tareas cotidianas.
  • Fase de automatización (4-7 años). Se establece una preferencia instrumental.

En este momento, nunca debemos forzar la elección del niño, ya que podríamos provocar una lateralidad contrariada.

 

Ahora vamos a hablar de lo que realmente nos importa o, mejor dicho, os llama la atención en el desarrollo de vuestro hijo en relación con su lateralidad, por no ser algo frecuente o normal.
Síntomas de dificultad que pueden ir presentando en el ámbito escolar:

  • Dificultades importantes de organización del espacio, produciéndose errores de confusión entre derecha e izquierda.
  • Importantes dificultades en la orientación espacial y también de orientación temporal.
  • Presencia de frecuentes inversiones, muchas dificultades para realizar los trazos básicos de las letras, errores frecuentes en la copia, trazo débil o discontinuo.
  • Presencia de muchas dificultades en la adquisición del código escrito (escritura de palabras, frases…) o en actividades de coordinación visomanual (recortar, jugar con pelota…).
  • Preferencia de tareas verbales frente a tareas escritas.
  • Dificultad para distinguir izquierda y derecha.
  • Torpeza motriz.

 

Una vez citadas las dificultades que se pueden presentar, vamos a hablar de los tipos de variantes de la lateralidad normal que existen y son 3:

  • LATERALIDAD CONTRARIADA: zurdos o diestros que, por imitación u obligación utilizan la otra mano o pie.
  • LATERALIDAD INDEFINIDA: persona que usa, unas veces un lado del cuerpo y otras veces el otro, o duda en su elección.
  • LATERALIDAD CRUZADA: cuando predomina para un miembro del cuerpo el lado derecho y para otro miembro el lado izquierdo. Por ejemplo, mano derecha y ojo izquierdo.

 

 

 

Para acabar con este post sobre la lateralidad, vamos a hablar de las posibilidades de intervención que se pueden realizar, en función del diagnóstico concluido.

  1. Lateralidad contrariada:
  2. Realizar un cambio de mano: esta opción rara vez ha de recomendarse a partir de los 9 años.
  3. Potenciar al máximo la lateralidad de la mano que ya usa.

 

  1. Lateralidad indefinida:
  2. No es conveniente forzar la lateralización en este caso. La mejor opción es potenciar y estimular todas las fases del desarrollo psicomotor, para que termine por adquirir una dominancia lateral.

 

  1. Lateralidad cruzada:
  2. Primer paso es recomendar a la familia la visita a un especialista de la salud visual, ya que, al no coincidir la preferencia manual y la preferencia ocular, no se deba a un problema en el ojo.
  3. Caso de descartarse problemas visuales, lo que haremos, es enseñarle estrategias que permitan compensar las dificultades derivadas.

 

Así que, si usted es consciente de que su hijo/a empieza a tener algunos síntomas de los anteriores y se ve reflejado en su día a dia, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Les estaré esperando en nuestro centro Cos Vital.

 

 

Written by Mónica Moreno Vila