Por Sara Pardo, Logopeda en Cos Vital.

Si tenemos en cuenta la principal definición dada por la “Asociación Española de Logopedia, Foniatría y Audiología e Iberoamericana de Fonoaudiología (AELFA-*IF)” podemos decir que la logopedia es: “La disciplina que engloba el estudio, prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la comunicación humana manifestados a través de las patologías y alteraciones de la voz, el habla, el lenguaje tanto oral, escrito o gestual, la audición y las funciones orofaciales, tan en la población infantil, juvenil y adulta”

Por lo tanto, dada esta definición podemos decir que los y las logopedas intervenimos en más de 20 patologías como por ejemplo en la de la comunicación, el habla, la succión, la deglución, respiración, audición, lenguaje escrito, voz, masticación y lenguaje oral. Estas patologías vistas a “grosso modo” las podemos encontrar de manera aislada o bien, que compartan diagnóstico (comorbilidad) con otras patologías, como por ejemplo trabajar la comunicación en trastornos del espectro autista, parálisis cerebral y un largo etcétera.

Las patologías que tratamos en nuestro centro son las relacionadas con la comunicación, como hemos puesto el ejemplo anteriormente, lenguaje oral con comorbilidad (junto con otras patologías) con ictus y trastornos del desarrollo del lenguaje. También podréis encontrar ayuda por las dificultades en el lenguaje escrito como digrafía, dislexia, disortografía, dificultades de descodificación de fonema-grafema y de palabras, dificultades en la comprensión, estructura, cohesión y coherencia de la escritura. Podemos ayudaros en patologías del habla como dislalias, disartrias o disfemia y con algunas dificultades de respiración o hipotonía facial y degluciones atípicas.

En este último caso, las degluciones atípicas, se tendrían que valorar qué tipo de deglución tiene y el porqué de esto. Dependiendo del motivo se tendría que derivar a un especialista solo encargado de estos casos. El mismo pasaría con patologías de la voz y la audición, puesto que son especialidades muy concretas y necesitan una formación extra en los y las logopedas como por ejemplo a voz tener conocimientos musicales o a audición tener un nivel avanzado con la lengua de signos catalana (LSC).

De todas las otras patologías que sí que tratamos en el centro, siempre hacemos una valoración inicial con las macetas correspondientes a cada dificultad que presente la persona. De este modo nos aseguramos de establecer una base desde donde poder empezar a trabajar y así tener un seguimiento evolutivo de la persona que recibe el tratamiento. Estos tratamientos se trabajan de manera multidisciplinaria con otros profesionales en este ámbito como puede ser con la parte de psicología del propio centro o coordinaciones con el centro de estudios o centros médicos de dónde es derivada la persona y de este modo garantizar un trabajo coordinado para establecer objetivos comunes y asegurar una mejora positiva a quien recibe el tratamiento.

Todo esto que encontráis escrito son «cuatro» pinceladas rápidas de que podemos hacer sobre la teoría en la logopedia, pero a parte del que habéis leído anteriormente, sabemos que trabajamos con personas y esto es lo más importante de nuestro trabajo. Gracias a este componente humano, el trabajo es muy gratificante, puesto que podemos ver como evolucionan y como son ellas mismas las que se motivan día tras día a mejorar. Este pequeño empujón que los profesionales ofrecemos, es solo una pequeña parte del potencial que las personas tienen que hacer para seguir mejorando y tener las mismas oportunidades que cualquier otro.

Así pues, si tenéis cualquier duda o preocupación sobre alguien de vuestro alrededor o por vosotros/as mismos y mismas, no dudéis al preguntar y sobre todo no tengáis vergüenza, todas tenemos derecho a resolver estos pequeños interrogantes que van surgiendo a lo largo de nuestra evolución, por lo tanto…

Por Sara Pardo, Logopeda en Cos Vital.

Written by Ruth Moreno Vila