PISCINA

HERRAMIENTA DE RECUPERACIÓN

 

Por Miriam Sanchez Diaz-Reboto, fisioterapeuta de Cos Vital y miembro docente de Qüestions Vitals.

 

Nadar es uno de los ejercicios más completo que hay, nos mantiene en forma y previene futuros problemas de espalda. No obstante, es aconsejable seguir unos consejos básicos para hacerlo correctamente, sin contratiempos ni lesiones y tener el material adecuado.

Los estilos que vamos evaluar son el crol, espalda y braza.

Crol

En el estilo crol, posición horizontal en el agua, alineación lateral del cuerpo, rotación a través del eje longitudinal importante para minimizar la inclinación lateral y para realizar una buena respiración. Debemos de coger el aire por la boca, y expulsarlo dentro del agua, es recomendable aprender a coger el agua de una forma bilateral (por los dos lados).

 

Espalda

En el estilo espalda, hay que mantener el cuerpo horizontalmente al agua y las alineaciones de los ejes del cuerpo. Al no tener sumergida la cara el ritmo respiratorio no es tan importante como en los otros estilos. No obstante, la coordinación del movimiento de brazos es fundamental para no cansarnos rápidamente.

 

 

Braza

En el estilo braza, mantendremos igualmente el cuerpo horizontal al agua, aquí se realizan movimientos en brazos y piernas simultáneamente y simétricamente. Los hombros y caderas realizan un movimiento ascendente y descendente que da lugar a un estilo de natación que es el más lento de todos.

 

Ahora que ya tenemos claros los estilos de natación, vamos a elegir que tipo realizaremos según la patología que tengamos.

 

Pero sobre todo lo primero y más importante que debemos hacer es realizarnos o realizar la siguiente pregunta: ¿Sabemos nadar?, jejejejeje parece una broma, pero no lo es, eso siempre hay que tenerlo en cuenta, y lo digo por mi propia experiencia, sin ir más lejos, el médico a mi madre le mando nadar para sus dolores, pero en ningún momento le pregunto si sabía nadar, cosa que ella en ese momento no sabía hacer.

 

¿Qué estilo es el más adecuado si tengo alguna patología?

 Patología cervical

En el caso de que tengamos una hiperlordosis cervical, se recomienda el estilo espalda, colocando la barbilla cerca del pecho.

En el caso de que tengamos rectificación cervical, se recomienda el estilo crol con la cabeza hacia afuera, crol normal, espalda normal y sobre todo braza.

 

Hipercifosis Dorsal

En este caso se recomienda el Crol con la cabeza hacia afuera sin hiperextensión cervical, también se recomienda Espalda con la barbilla alejada del pecho.

Patología Lumbar

Si tenemos problemas en las lumbares, solemos recomendar Crol con la cabeza hacia adentro, todos los ejercicios de Espalda y Braza vertical en caso de tener hiperlordosis lumbar.

En el caso de que padezcamos de una rectificación lumbar se recomienda Crol con la cabeza hacia afuera, Espalda y sobre todo Braza.

 

Patología de Hombro

Si tenemos problemas en nuestros hombros, NO tenemos que hacer los estilos Crol y Espalda, tenemos que decantarnos por el estilo Braza.

 

¿Y que sucede con el estilo Mariposa?

Este estilo está totalmente desaconsejado, para cualquier patología, a causa de la hiperlordosis lumbar que produce, y las lesiones del manguito de los rotadores (hombro).

 

¿Qué Beneficios tenemos con la inmersión en el agua?

La inmersión en el agua tiene una serie de beneficios para la salud, como es el efecto drenante, y el hecho de que pesemos menos, lo que ayuda en procesos de recuperación post-operatorio, personas con artrosis y artritis, embarazadas…

 

Además, existe un menor riesgo de caídas para las personas mayores (ya que estamos dentro del agua) y se puede fortalecer la musculatura sin carga articular. “No es necesario saber nadar, basta con andar por el agua para lograr beneficios”.

 

La fisioterapia acuática tiene como finalidad la rehabilitación o el logro de objetivos específicos físicos y funcionales. “Los resultados obtenidos confirman que la actividad física terapéutica, independientemente del medio en el que se desarrolle, es una buena estrategia para mejorar las variables que se consideran con más frecuencia (calidad de vida, estado general de salud física y mental, capacidad funcional y dolor) en pacientes que sufren patología crónica músculo-esquelética”.

 

Anímate y sumérgete con cabeza.

 

Por Miriam Sanchez Diaz-Reboto, fisioterapeuta de Cos Vital y miembro docente de Qüestions Vitals.

Written by Mónica Moreno Vila