¡¡¡ Pero aquí que pone!!!

 

Por Estefania Silgado, logopeda en Cos Vital.

 

Seguramente que en algún momento de nuestras vidas hemos coincidido con alguien que independientemente de lo que escriba, no hay quien pueda descifrarlo y es cuando decimos “vaya letra de médico tienes”.

Por esto mismo, hoy vamos hablar de la DISGRAFÍA, porque no todas las personas que tienen mala letra la hacen queriendo.
La DISGRAFÍA es un trastorno de aprendizaje en el cual se presenta una dificultad para poder coordinar los músculos de la mano y del brazo, que intervienen en los procesos de la  escritura.
Esto lo que hace es que no se pueda tener un buen dominio del lápiz para escribir de forma legible.

Para saber un poquito más vamos hacer referencia a los tipos de disgrafía más frecuentes:

  • MOTRIZ:
    • dificultad en escribir a causa de una motricidad deficiente.
    • Se observa lentitud, signos gráficos indiferenciados, manejo del lápiz incorrecto y mala postura al escribir.

 

  • ESPECÍFICA:
    • Dificultad para reproducir letras o palabras (relacionada con aspectos de dislexia).
    • A causa de mala percepción de las formas, desorientación espacial y temporal, esto interfiere con la motricidad fina.

 

  • SINTOMÁTICA O SECUNDARIA:
  • Se produce a causa de otros problemas asociados como de visión, trastornos neurológicos, intelectuales…

 

Para acabar, vamos a dar consejos sencillos para trabajar el desarrollo de la psicomotricidad en casa, ya que interfiere de manera directa a la escritura y así mejorar la disgrafía:

 

  • Conseguir una buena postura en la silla (espalda apoyada en el respaldo, piernas rectas con la planta de los pies en contacto con el suelo y codos fuera de la mesa).
  • Aumentar o disminuir fuerza con la mano que se escribe, colocando plastilina y haciendo mayor o menor presión sobre ella.
  • Hacer la pinza digital, para facilitar la sujeción del lápiz, cogiendo lentejas o garbanzos con dos dedos (índice y anular) y colocarlo sobre una línea.
  • Correcta sujeción del lápiz, con adaptadores externos que se colocan sobre el lápiz.
  • Repaso de escritura punteada sin salirse de la línea con una velocidad aceptable (también puede ser con números).
  • Realizar laberintos para trabajar el trazo enlazado, así evitar el levantar mucho el lápiz.
  • Escribir sobre una lámina pautada con líneas para realizar letras del mismo tamaño, direccionalidad…

 

Por Estefania Silgado, logopeda en Cos Vital.

Written by Mónica Moreno Vila