MINDFULNESS Y REGULACIÓN EMOCIONAL

 

Por Raquel Putin, Psicóloga General Sanitaria, en Cos Vital.

 

Estamos viviendo un momento que nunca hubiésemos dicho que viviríamos. La pandemia y el confinamiento están causando graves consecuencias tanto en nuestra salud física como mental, a nivel social y económico. Con todo ello es normal que tengamos ciertas emociones más latentes estos días como el miedo, la rabia o la tristeza.

No es que esas emociones sean malas, como siempre me gusta decir no hay emociones buenas o malas, pero cuando nos dejamos arrastrar por ellas y nos acompañan de forma continuada a lo largo del tiempo es cuando podríamos decir que esas emociones nos están causando malestar.

El mindfulness y en concreto sus beneficios que tiene dentro de la regulación emocional, es de gran ayuda para aprender a gestionar nuestras emociones.

El mindfulness y la regulación emocional para hacer frente a la pandemia

El proceso de regulación emocional nos ofrece poder reducir la intensidad de la emoción, y tiene efectos positivos para la mejora tanto personal, como social y laboral.

Podríamos decir que a través de la regulación emocional tenemos la oportunidad de escuchar y conectar con nosotros mismos.

Hagamos la primera práctica

Primero de todo te invito a que te sientes, te concentres en tu respiración e intentes responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué emoción estoy sintiendo en este momento concreto?
  • ¿En qué parte de mi cuerpo la identifico?
  • Una vez identificada la parte del cuerpo, dirijo mis manos a esa zona dónde está la emoción y continúo respirando con las manos en esa zona. Aceptando la emoción, estando presente sin querer cambiarla.
  • Presto atención a la emoción y pienso: ¿qué me quiere transmitir?

Qué lograrás con este ejercicio

  • Bajar la intensidad de la emoción.
  • Conocerte y entenderte mejor.
  • No dejarte arrastrar por la emoción.
  • Disminuir la impulsividad provocada por la emoción.
  • Mejorar tu bienestar y la calidad de tus relaciones sociales.

Toca cambiar de actitud a partir del autoconocimiento

Cuando ocurre una situación que nos produce malestar tenemos dos opciones. Una es dejarnos llevar por el bloqueo y la queja (está bien que nos quejemos, pero no todo el rato).

Otra opción sería aceptar la situación y centrarnos en lo que si que podemos hacer, lo que está en nuestra mano para actuar ante determinada situación.

Tenemos que sentirnos con la capacidad de poder elegir cómo sentirnos ante determinadas situaciones, ya que el reto de esta vida es tener la capacidad de relacionarnos con lo que nos va ocurriendo.

La práctica del Mindfulness nos ayudará a centrarnos en el momento presente, permitiéndonos no quedarnos atrapados en los propios pensamientos-

La importancia de conectarse con uno mismo/a

Elige un momento del día para dedicártelo a ti mismo/a y que dure un tiempo concreto. Toma asiento, relájate y puedes empezar por el ejercicio de conectar con tu respiración, sensaciones corporales, los sonidos de tu alrededor, pensamientos, emociones… sin miedo a lo que pueda ir apareciendo.

Si te pierdes no pasa nada, puedes volver atrás y seguir en el mismo instante donde te habías perdido.

Intentemos sacarle un aprendizaje a esta situación conectando con nosotros mismos/as.

 

 Por Raquel Putin, Psicóloga General Sanitaria, en Cos Vital.

Written by Mónica Moreno Vila