ME DUELE LA VIDA!!!!

 La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por el dolor musculoesquelético generalizado, una hipersensibilidad al dolor en multiples áreas del cuerpo, así como diferentes síntomas asociados como las cefaleas, el insomnio, el cansancio, la depresión, la  ansiedad, el estrés, el colon irritable… Hasta 1992 no fue considerada por la OMS una enfermedad. Anteriormente estaba descrita como una somatización corporal de un estado emocional alterado, debido a no ser reflejada en ninguna prueba diagnostica. Aún así está considerada una enfermedad dual, es decir la persona necesita para su mejoría y mejor calidad de vida ayuda a nivel físico y a nivel emocional, esto es lo que llamaríamos en la medicina natural “Tratamiento Holístico”.

        Un tratamiento holístico es aquel que:

  • No trata enfermedades, trata a las personas “No somos la enfermedad, tenemos la enfermedad”.
  • Trata a la persona como una unidad, teniendo en cuenta los aspectos físicos, emocionales y espirituales.
  • El terapeuta abordará la sintomatología y la vivencia de la persona como lo que és “único”, acompañandole,
  • educandole y aportando técticas que mejore su calidad de vida.

Es cierto que es una enfermedad de origen desconocido, es cierto que no tiene cura, pero también es cierto que no es una enfermedad degenerativa, no está comprometido ningún órgano  vital, por lo tanto es muy importante aprender a vivir con ella, empezando el día convirtiendo las dificultades en retos, no en obstáculos!

La fibromialgia, afecta a un 80% a las mujeres mientras que sólo a un 20% a los hombres y se sabe que muchos de los pacientes afectados por la enfermedad la desarrollaron después de un shock emocional, de un accidente o de una enfermedad grave, ya sea a consecuencia del tratamiento o del sufrimiento que padecieron por ella.

Yo en consulta ayudo a mis pacientes con un tratamiento basado en la Reflexología Holística, la Aromaterapia y las Flores de Bach.

LA REFLEXOLOGÍA PODAL HOLÍSTICA Y LA FIBROMIALGIA

Son muchas las pacientes que acuden a consulta con un diagnostico de fibromialgia o sin él, pero

describiendo los siguientes sintomas:

  • Me duele todo.
  • Estoy agotada.
  • No puedo dormir, me despierta el dolor.
  • Paso del estreñimiento a la diarrea.
  • No me aguanto ni yo, hago cambios de humor.
  • No soporto ni los abrazos de mis hijos.
  • Tengo problemas con mi marido, me duele que me toque.
  • Me duele la vida.

 LA REFLEXOLOGÍA PODAL, es una terapia manual basada en la localización y regulación de los puntos reflejos del organismo encontrados en el pie mediante diferentes maniobras. Cuando hablamos de puntos reflejos en realidad nos referimos a “puntos reactivos”, es decir, que solo se manifiestan si hay un trastorno funcional u orgánico de la víscera o estructura correspondiente a la zona proyectada. Así pues, el dolor actuaría como aviso externo de un trastorno interno.

En el caso de las personas que padecen dolores crónicos, la reflexología es muy apreciada, además de efectiva. Hemos de tener en cuenta que la reflexología podal nos ofrece la posibilidad de tratar todo el cuerpo desde el punto reflejo, no desde el punto principal, realizando maniobras y manipulaciones sedantes para equilibrar el dolor corporal intenso, cosa que los pacientes agradecen mucho.

El proceso de normalización o recuperación del equilibrio funcional (salud) suele realizarse de forma progresiva, requiriendo una serie de sesiones que varían de un caso a otro. No todo enfermo es igual a otro, ni tiene las mismas enfermedades o idéntica capacidad de reacción.

Cualquier tipo de desequilibrio, sobrecarga o alteración del organismo puede manifestarse en los pies. Incluso hay casos en los que todavía no se ha desarrollado plenamente una enfermedad y sin embargo se manifiesta ya en las zonas reflejas; éstas actúan como voces de alarma de que algo no empieza a funcionar bien en el organismo. He ahí otra de las grandezas de la reflexoterapia podal: puede ser utilizada con fines preventivos.

¿Qué benfícios aporta la reflexología podal a personas con fibromialgia?

  • Disminuye la rigídez corporal notablemente.
  • Mejora la circulación sanguínea, ayudando al retorno venoso y linfático.
  • Tiene efecto sedante en los dolores musculares, tendones y fáscias.
  • Relaja disminuyendo el nivel de estrés y de ansiedad.
  • Aumenta el sistema inmunológico.
  • Mejora los niveles hormonales en sangre.
  • Regula la función digestiva.

Para potenciar en consulta estos benefícios, realizo los masajes con Aceites esenciales.

La AROMATERAPIA es una parte de la FITOTERAPIA (tratamiento con plantas medicinales) que consiste en utilizar médicamente las esencias aromáticas de las plantas a través de los aceites esenciales, los aceites portadores y los hidrolatos, ya sea en uso interno, externo o combinando ambos.

Los aceites esenciales son a menudo de efecto muy equilibrante, ayudando al cuerpo a volver desde el estado desequilibrado conducente a la enfermedad, al equilibrio ideal que representa la salud y el bienestar.

Además de la parte física, la reflexología nos dá una vísión emocional con la Reflexología Holística, es un concepto amplio que abarca más allá de un simple trabajo puntual en consulta: es una herramienta que nos permite EDUCAR AL PACIENTE y realizar cambios en su estilo de vida a fin de llegar al equilibrio y bienestar.

El trastorno que origina la enfermedad o dolencia no es casual, la mayoría de veces no es consecuencia de un pasado reciente, sino de TODO EL PASADO DE LA PERSONA.

Son muchas las personas con grandes dificultades para expresar lo que sienten, ya sea porque no encuentran las palabras adecuadas, por un problema congénito o porque su malestar radica más allá de la consciencia.

 

“EL CUERPO DICE LO QUE LA BOCA CALLA”

El estudio del pie nos cuenta como “anda” la persona por la vida, combinando las dimensiones físicas, emocionales, mentales y espirituales en una sola.

 

El Reflexólogo holístico será el encargado de acompañar y educar al paciente ha tener habilidades suficientes para encarar la vida sabiendo vivir con la enfermedad, le enseñará a entenderse, a hacerse entender, a superar todas esas emociones negativas que le hacen estar mal con el mismo, con lo demás y con la vida. A entender que mensaje le da la enfermedad y que se ha de cambiar para mejorar el equilibrio perdido.

Para ello, me ayudo de las Flores de Bach, de esa manera no quedará en un suceso puntual en consulta, sino que el tratamiento continuará en casa y como un progreso de evolución personal.

Las Flores de Bach son preparados a base de esencias florales que armonizan desequilibrios emocionales y psicológicos como el pánico, incapacidad, intolerancia, desesperación, desorientación, la culpa, la ansiedad, el agotamiento, etc. Estos desequilibrios no solo son causantes de malestar o enfermedad emocional, sino que también enfermedades físicas ya que todo bloqueo está asociado a la causa principal de la enfermedad.

Yo, como terapeuta holístico, acompaño a mis pacientes en su evolución personal, cuando una persona se encuentra mal durante tanto tiempo y nadie le entiende, genera una serie de sentimientos negativos que no ayudan precisamente a su mejoría. Hemos de saber que la mayoría de los pacientes tardan de 2 a 7 años en ser diagnosticados; a consecuencia de ello, todos pasan por diferentes etapas, negación a la enfermedad, rábia, desconsuelo… les enseño habilidades sociales que les ayudaran a ver las cosas de otra manera, les enseño a ser RESILIENTES.

LA RESILIENCIA: Es la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas.

-Los pilares de la resiliencia son:

  • Autoestima consistente
  • Introspección
  • Independencia
  • Capacidad de relacionarse
  • Iniciativa
  • Humor
  • Creatividad
  • Capacidad de pensamiento crítico.

     

     Ana Mª Moreno Llorente.

  • Naturópata-Homeópata
  • Reflexóloga Holística
  • Terapeuta Floral.
  • Forma parte del equipo multidisciplinar de COSVITAL.
  • Docente en QÜESTIONS VITALS en Reflexología podal Holística, Flores de Bach y Aromaterápia.
Written by Mónica Moreno Vila