Como las alteraciones del estómago acaban provocando dolores de hombro, por Marilú Ribera osteópata en Cos Vital y miembro docente de Qüestions Vitals. 

Hoy vamos a ver como las alteraciones en el estómago pueden provocar, a la larga, problemas de hombro. Hablamos de alteraciones comunes como la acidez de estómago, el reflujo gástrico o, en casos más extremos, una gastritis crónica. No hablamos de enfermedades graves.

Generalmente este tipo de molestias en el estómago suelen venir de una mala alimentación y/o de
razones emocionales; por ejemplo, el estrés que solemos padecer en el dia a dia puede afectar al hígado que a su vez acaba repercutiendo al estómago. Pero existe una emoción característica del estómago, que influye directamente a este órgano, se trata de el exceso de trabajo y el no desconectar.


Estas alteraciones del estómago suelen reflejarse en la parte izquierda de la espalda, la cadena de lesiones empieza con el bloqueo de la sexta vértebra dorsal, una de las principales vértebras por donde sale la inervación del estómago, a través de esta conexión nerviosa el estomago alterado envía mensajes al cerebro y éste bloquea la sexta vértebra dorsal. El bloqueo de esta vértebra (aunque también se puedan bloquear la 5 y 7 vértebra) provoca una contractura en la zona interescapular izquierda, este bloqueo puede estar acompañado de un bloqueo de la costilla correspondiente haciendo que el dolor se extienda hacia la parte anterior del cuerpo ya que el cartílago de esta costilla con el esternón se suele inflamar.

Si esta contractura se cronifica o se van teniendo recaídas, el problema continúa y provoca una contractura en la zona cervical baja izquierda (el dolor no suele llegar nunca hasta la nuca). Esta contractura, principalmente del trapecio, puede estar acompañada con posible bloqueos de la primera costilla izquierda (que da dificultades para girar el cuello hacia la izquierda) y de la séptima vértebra cervical con un bloqueo  que va a impedir extender el cuello. Las tortícolis que aparecen súbitamente (sin origen traumático) hacia la izquierda suelen estar provocadas por este mecanismo lesional.
A través de las tensiones de las fascias anteriores (que envuelven los órganos y unen toda la cara anterior del cuerpo de cabeza a pies) se produce una contractura de los pectorales izquierdos lo que provoca un hombro izquierdo anterior y ascendido. Y aquí se empieza con mal funcionamiento de la mecánica del hombro. La articulación del hombro deja de ser congruente y aparecen múltiples lesiones de los tendones del cinturón escapular.

Aunque quizás aparezcan mejoras este tipo de lesiones se van a cronificar si sólo se tratan localmente, los dolores del hombro deben ser tratados en su globalidad, como todo en el ser humano. Para ello, la osteopatia, combinada con naturopatia (para solucionar los problemas estomacales provocados por la alimentación), y técnicas para tratar la parte emocional, es muy indicada para trabajar el problema en su globalidad ya que se tratarán todas las partes implicadas como la zona cervical, la zona dorsal , los músculos pectorales pero, también, con osteopatia visceral, el estómago.

Si crees que parte de lo que he explicado puede estar pasandote no dudes en pedir cita conmigo, estaré encantada de atenderte, soy Marilú Ribera.

Written by Mónica Moreno Vila