LA REVOLUCION DE LA PRIMAVERA

 

Por Miguel Carretero, quiromasajista, reflexólogo y técnico en drenaje linfático. Especializado en medicina china, como Acupuntura, masaje  Tui-Na, Chi Nei Tsang, Qi Gong.

Aunque estemos pasando una época un poco difícil para todos y la mayoría estemos confinados en casa sin salir, el ritmo de la naturaleza no frena.

Ya tenemos aquí la Primavera.

Según la Medicina Tradicional China, nuestro cuerpo va al ritmo de la Naturaleza, y es ella quien nos marca las pautas más saludables de vida. Cuando nos alejamos de las leyes de la naturaleza, o nos resistimos al cambio, encontramos dificultades. Si aprendemos a vivir dentro de estas leyes reconoceremos a la salud como nuestra amiga.

Estamos comportándonos como si fuera invierno. Encerrados en casa protegiéndonos del frio y almacenando energía.

La Medicina Tradicional China divide el año en 5 estaciones: primavera, verano, verano tardío, otoño e invierno.

Los comportamientos del cuerpo responden a estas cinco etapas.

Al igual que el clima y el paisaje cambia con las estaciones del año, las condiciones de nuestro cuerpo cambian según el momento del año en que nos encontremos.

En primavera el Hígado y Vesícula Biliar son los que tienen mayor energía, y el elemento que domina esta estación, según la Teoría de los Cinco Elementos es  La Madera: creatividad, energía, renacimiento, vida.

El clima se caracteriza por el brote de flores y plantas, corre viento que distribuye las semillas y los colores cambian. La primavera nos abre de nuevo la puerta «al exterior», después de haber pasado un frío invierno resguardado en nuestro hogar. Es una época de inicios, de tomas de decisiones («el hígado planifica y la vesícula biliar decide»). Es una época ideal para emprender nuevos proyectos de vida…una mudanza? Un nuevo trabajo?….

El hígado es  un órgano muy fuerte, pero tremendamente sensible ante comidas copiosas y grasas, alcohol, excitantes, pero también a la ira, al cólera, a las emociones reprimidas. Es por ello que debemos aprender a expresarnos bien desde el respeto y la tolerancia.

La energía del hígado fluye sobre todo hacia arriba, así que ante un ataque de ira los ojos se secan, duele la cabeza (sobre todo el occipital derecho) y se encienden nuestras mejillas.

Las personas asociadas a este elemento tienen un lenguaje corporal defensivo o agresivo, una persona tratando de organizar todo y a todos.
Los hábitos de expresión son los tics, con movimientos incontrolados de alguna parte del cuerpo.

Una persona en equilibrio, será ordenado, tolerante con gran creatividad social, dinámico y flexible.

Mientras que en desequilibrio nos encontramos que pasa de ser flexible a rígido, con obsesión por el orden, intolerante e impaciente y tendencia a la frustración. La emoción asociada es la cólera.

La rabia reprimida puede lesionar al hígado y a la vesícula biliar.

Antes de que llegue la primavera, o nada más iniciada, es muy recomendable desintoxicar este órgano, el hígado. Pensemos en su importantísima labor: almacena la sangre, la mantiene limpia y la distribuye a todo el cuerpo.

 

¿Qué alimentos son adecuados en primavera?

Como norma general un poco de ácido (medio limón con agua tibia, media hora antes de las comidas) estimula la secreción biliar y por tanto mejora la digestión y la absorción de las grasas.

VERDURAS: Acelga, Ajo, Alcachofa, Apio, Berenjena, Brócoli, Calabacín, Calabaza, Cebolla, Espárrago verde, Espinaca, Guisante, Haba, Judía verde, Lechuga, Nabo, Pepino, Pimiento, Puerro, Rábano, Remolacha, Repollo, Tomate, Zanahoria.

FRUTAS: Aguacate, Albaricoque, Cerezas, Ciruela, Frambuesa, Fresas, Níspero, Plátano, Sandía, Limón, Melocotón, Nectarina

Por otra parte estos alimentos nos ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, muy recomendados para estos momentos de riesgo de contagio:

Naranja y cítricos, Maní, Almendras, Atún, Arroz, Semillas de girasol, Yogurt natural

Zanahorias, Avena, Frutos secos

 

Evitar

Alimentos de energía caliente: picantes, café, alcohol, fritos, salsas, grasas saturadas, horneados, harinas y azúcares refinados, latas…

 

Podemos beneficiarnos de algunas terapias a la hora de afrontar la entrada de la primavera y por supuesto actualmente para fortalecer el sistema inmune.

Un masaje puede ayudarnos a que nuestra circulación se active y así evitamos pesadez, principalmente en piernas, aumentando la oxigenación de los músculos, poner en orden nuestro sistema y ayudarnos a afrontar con alegría el nuevo día, reduciendo la astenia primaveral.

Fortalecer el sistema inmune para hacer frente a procesos alérgicos, regular nuestras emociones, calmando las subidas y bajadas de ánimo.

Devolver la tensión y elasticidad de músculos y tendones después del reposo del invierno.

En las temporadas de cambio de estación suelo añadir a las terapias una atención especial a la parte emocional.

Uniendo  acupuntura y masaje recibimos una terapia más potente.

Aparte del beneficio que nos aporta físicamente un masaje, en esta difícil época que estamos viviendo con el confinamiento y las terribles noticias del virus a diario, es necesario dar mucha importancia a la parte emocional.

Con masaje y acupuntura podemos liberar al cuerpo del sentimiento de rabia e impotencia que estamos sintiendo ante esta situación nueva para todos.

 

Sufrimos una mezcla de emociones (Rabia, Miedo, Preocupación) que hace que posiblemente suframos algún bloqueo y eso nos afecte físicamente.

Es vital encontrar  el equilibrio en nuestra parte física y la emocional, y hacerlo lo más pronto posible. Devolver a nuestro organismo la sensación de paz y tranquilidad, que todo está controlado y poder olvidar este estado de alarma constante.

No permitas que tu organismo se quede estancado e inmóvil. Ayúdate de masaje o acupuntura para activarlo.

Regálate ese momento para encontrarte a ti mismo.

 

Por Miguel Carretero, quiromasajista, reflexólogo y técnico en drenaje linfático. Especializado en medicina china, como Acupuntura, masaje  Tui-Na, Chi Nei Tsang, Qi Gong.

Written by Mónica Moreno Vila