octubre 29, 2021 LOGOPEDIA No hay comentarios

Tiempo de calidad con nuestros hijos e hijas.

Por Sara Pardo, logopeda en Cos Vital.

Pasar tiempo de calidad con nuestras hijas e hijos, les ayuda a favorecer su desarrollo lingüístico.

Parece una frase o un concepto muy lógico pero realmente es algo que se aplica muy poco en nuestra sociedad. Desde que trabajo en el ámbito de la educación he podido ver diferentes factores que afectan al desarrollo de las niñas y los niños, pero el aquél que es más común, dejando de lado culturas, religiones y estatus social o económico, es el tiempo que pasamos con nuestra familia. Este sencillo concepto de pasar tiempo con las personas con quien convivimos cada vez se vuelve más lejano y abstracto, como si fuera algo poco tangible. Pero realmente en eso consiste formar una familia, en poder pasar tiempo con esas personas, las cuales, la mayoría de veces, has podido elegir estar con ellas.  

¿Por qué hago referencia a esto? Desde mi corta experiencia en este ámbito, ya que espero que todavía me quede mucho por aprender, y según lo que he ido hablando con diferentes profesionales del sector, tanto maestras y maestros, especialistas del lenguaje, psicólogas y psicólogos y un largo etcétera de profesiones que envuelven nuestro día a día, he llegado a la conclusión de que la gente no sabe lo importante que es pasar tiempo con sus hijos e hijas.

Tenemos que tener en cuenta que las primeras personas con quien se relacionan los bebés, en su gran mayoría son su madre y su padre. Esto es crucial saberlo, ya que gracias a la interacción de los primeros meses, en los cuales hay un intercambio de sentimientos, miradas, energías y comunicación verbal son los padres y madres quien tienen que hacer esa interacción.

A medida que van pasando los meses, el tipo de interacción cambia y aparecen nuevos factores. El parque, la familia más extensa, el jardín de infancia, todo esto son estímulos que favorecen la comunicación de las niñas y los niños en las edades más tempranas, pero estos momentos se dan en pocas horas en comparación con el tiempo que suelen pasar en casa.

Por este motivo debemos, como adultos responsables de dichos niños y niñas, ser capaces de realizar actividades y comunicaciones que favorezcan y sobretodo enriquezcan el lenguaje que tienen por desarrollar.

Con actividades, no vengo a referirme a ejercicios elaborados sino más bien a lo más sencillo que, con ojos de adulto, puede parecernos poco, pero para ellos y ellas es un momento muy emocionante. Algo como leer un cuento cada noche todos juntos, crear teatros, cantar canciones, cambiar cuentos con palabras nuevas, conocer nuevos lugares y sobretodo crear nuevas experiencias.

El tiempo de calidad que pasemos con nuestra familia, será el que ayude al más pequeño o pequeña de la casa, no solamente a tener un desarrollo lingüístico adecuado, sino también a crecer como una persona íntegra y siempre que se pueda, feliz.

Por Sara Pardo, logopeda en Cos Vital.

Written by Ruth Moreno Vila