MI HIJO CAMINA BIEN? ¿TIENE LOS PIES PLANOS? ¿NECESITA PLANTILLAS?

Por Irene Riego, podóloga de Cosvital centro sanitario en Barberá del Vallès.

Una de las principales preocupaciones de los padres que acude a las consultas de podología surgen cuando sus hijos empiezan a caminar. Unos porque echan el pie un poco para adentro, otros porque lo echan un poco para afuera, otros porque parece que caminan de puntillas y la mayoría, porque ven que su hijo tiene los pies planos.

Lo importante es detectar si lo que le pasa a tu hijo es fisiológico, es decir, es lo normal para la edad que tiene o  por lo contrario es patológico para su edad o madurez ósea y puede tener repercusiones en cadera, rodilla o columna vertebral o simplemente necesita control para ver si con el paso del tiempo se corrige.

Voy a intentar darte unos parámetros para que conozcas si tu hijo tiene el pie plano o puede padecer problemas en años futuros o si su tipo de pie es totalmente normal, por tanto, no hay porque alarmarse.

Un pie normal

es aquel que reposa sobre el suelo por la punta o ante-pié, por el talón y por el lateral externo. La parte interna tiene un arco (el arco plantar interno), que no toca con el suelo. Los bebés, en cambio, apoyan toda la planta del pie en el suelo, sin apreciarse arco en la parte interna, porque esa zona esta llena de grasa y los ligamentos son muy inmaduros.

A medida que los niños caminan y ejercitan los pies, la musculatura del pie se va fortaleciendo, el depósito de grasa va desapareciendo y el arco plantar se va formando.

Decimos que esto sucede hasta los 3-4 años, pero es normal también ver a niños de hasta 6 años con el pie plano porque aún se le está formando el arco plantar. A partir de los 6 años se considera que la marcha del niño ya es adulta.

Síntomas de un pie plano infantil: Podrás observar que:

  • No tiene puente cuando carga todo el peso del cuerpo.
  • Es un pie “regordete” eso es por el acúmulo de grasa a esas edades tempranas de la vida o por una hiperlaxitud.
  • Cuando el niño camina la rodilla puede observarse que van hacia dentro porque el pie arrastra la tibia.
  • Frecuentemente podrás observar que la parte del talón parece que cae para dentro. Eso se llama retropié valgo. Más evidente en niños hiperlaxos.
  • Depende del tipo de pie plano puede caminar con la punta de los pies hacia fuera.
  • Niños que se cansan y se tropiezan frecuentemente

Tener en cuenta que los niños hiperlaxos frecuentemente tienen los pies planos.    La hiperlaxitud se refiere a tener un aumento de la flexibilidad de articulaciones y otras estructuras del esqueleto.  Su pie tiene tendencia a “desparramarse”.

¿Como diagnosticar el pie plano infantil? 

El podólogo es uno de los responsables sanitarios que realizando un estudio de la marcha puede valorar como camina el  niño. Además junto con la exploración del pie,  tobillo, rodilla y cadera puede dar un diagnóstico del problema.

  • Síntoma de alarma: Lo mas importantes, es descartar si el pie plano es patológico (no normal) o fisiológico (normal). Para ello, se pide del niño que se ponga de puntillas (ma
  • niobra de Fonseca) para diferenciar:
  • Pie plano infantil laxo (fisiológico): Cuando el niño se pone de puntillas se incrementar el arco interno plantar y  el retropié valgo se corrige.
  • Pie plano infantil óseo o rígido (patológico): Cuando el niño se pone de puntillas no  aparece  “puente” o arco interno plantar, y el retropié  valgo continua en valgo.

Pies planos: Maniobra de Fonseca. Para el diagnóstico de pie plano infantil. Aparece el arco plantar por arte de magia.

La exploración física es básica en el diagnóstico de pie plano infantil. Sólo cuando haya dudas de que el niño pueda padecer un pie plano rígido se deberán realizar pruebas complementarias. (Radiografías, TACs o RMN).  Todas éstas tienen la finalidad de valorar el crecimiento de los huesos, descartar que no haya uniones óseas, problemas articulares o malformaciones.

Cómo tratar  el pie plano

Lo mas importantes es descartar que tu hijo no tenga un pie plano infantil rígido/óseo. En estos casos, dependiendo del grado pueden necesitar de cirugía, férulas y en otros casos plantillas compensadoras.

Por otro lado, los pies planos infantiles laxos que son  la gran mayoría,  dependiendo del grado de deformidad pueden  remitir con ejercicios o simplemente esperando a la evolución natural, es decir,  hay que esperar a que el niño crezca. En ciertos casos, cuando la rodilla o la cadera pueden verse comprometidas es recomendable realizar plantillas personalizadas para favorecer su correcto desarrollo.

El calzado es imprescindible para ayudar al desarrollo natural del pie

Para cualquier duda estaré encantada de visitar a tu hijo,  y recomendarte que pautas son las mas adecuadas a seguir.

Por Irene Riego podóloga en Cosvital y docente en la escuela de podólogos de Barcelona.

Reserva tu visita con ella en el 937187223.

 

Written by Mónica Moreno Vila