COMO GESTIONAR LA PENA, LA RABIA, EL MIEDO, Y LA INCERTIDUMBRE
DEL MOMENTO ACTUAL.

Por Ana Páez. Psicóloga General Sanitaria de Cos Vital.

Actualmente, como todos sabemos, estamos viviendo un momento conflictivo a nivel social, político y económico. Y en este contexto, es probable que hayas experimentado en menor o mayor grado, malestar. Son momentos de conflicto e incerteza, donde afloran emociones intensas, a veces difícil de gestionar.
Se despiertan emociones, que aunque siempre estén presentes por otros motivos personales, ahora se colectivizan, y se desbordan con más facilidad.
Entre las emociones más presentes, encontramos la tristeza, la rabia y el miedo. En este post me gustaría darte algunas HERRAMIENTAS ÚTILES, para ayudarte a gestionar mejor la intensidad de las emociones desagradables presentes, y ayudarte a afrontar este difícil momento vital.
Hay algo clave en estos momentos, y es tener en cuenta que aunque individualmente no puedes cambiar la situación que te lleva a sentir emociones desbordadas (pues no depende solo de ti), si puedes cambiar la manera en que experimentas el malestar, y aplicar algunos RECURSOS para manejar y atenuar tus emociones.

A continuación, algunos CONSEJOS para manejar la situación con calma y lograr sentirte mejor.

1. Es fundamental ABRAZAR TUS EMOCIONES. Entender que están presentes en este momento tan complicado y que todo aquello que estás sintiendo es normal. Que las emociones no son malas, aunque sean desagradables o nos hagan pasar un mal rato. La emoción es una parte de nosotros, que responde adaptativamente a aquello que vivimos.
Así, es normal la TRISTEZA presente en un DUELO, la RABIA ante una AGRESIÓN, y el MIEDO ante una AMENAZA.
Podríamos decir que lo anormal, no es precisamente sentir una emoción desagradable, sino todo lo contrario. Lo patológico es NO SENTIR. PARADOJICAMENTE, como decía Carl Rogers, solo cuando me acepto tal y como soy puedo cambiar. Y así es, solo cuando entiendas lo que sientes, podrás dejar de
sentirlo. Por tanto, si empatizas con tu tristeza y la abrazas, te calmarás y ésta atenuará. Idem para el resto de emociones desagradables. Ahora bien, una cosa es sentir, y otra alimentar la emoción desagradable con pensamientos distorsionados o agravantes del malestar.

Y aquí viene el siguiente consejo:
2. EVITA los pensamientos rumiatorios, catastróficos y obsesivos que te hacen alejarte del momento presente y te provocan sufrimiento.

-Huye de los PENSAMIENTOS FUTURISTAS que te invitan a estar en el MIEDO PERPETUO.
-Huye de los PENSAMIENTOS VICTIMIZADORES que te hacen estar permanentemente en la TRISTEZA, y por último
– Huye de los PENSAMIENTOS JUICIOSOS DESTRUCTIVOS, tanto internos como externos que te hagan estar en contacto mucho tiempo con LA RABIA hacia ti o hacia el otro. (o hacia tu propia ideología o la del otro).

3. Mantente informado de la situación actual sí, pero no centres toda tu atención en lo ocurrido. TIENES VIDA más allá del conflicto político, económico y social. No permitas que todo tu tiempo se convierta en lectura, argumentos a favor o en contra en redes sociales, discusiones presenciales o virtuales entre amigos y familiares…etc.

4. Una discusión o argumento, no es lo mismo que una pelea. Te aconsejo que NO PELEES con tus allegados ni permitas el insulto ni los juicios destructivos. No te hacen bien ni a ti ni a la otra persona. Puedes conversar y opinar desde el respeto y el amor, aceptando que puede pensar o sentir distinto a ti.

5. No alimentes LA RABIA PARÁSITA, desde el cada vez sentir más odio, al que piensa, siente, o actúa diferente. La crítica constructiva es sana, y también sentir rabia ante las injusticias, pero no nos hace ningún bien alimentar el odio y la crítica destructiva externa.

6. No te vayas al FUTURO INCIERTO o CATASTRÓFICO. Lo único que experimentarás será ansiedad anticipatoria. Y si, puede que acabe pasando lo que especulabas, pero también puede que no acabe pasando y entonces podías haberte evitado ese mal rato. INTENTA ESTAR EN EL PRESENTE.
Algunos recursos para conectar con el momento presente y evitar irte al futuro incierto son:
– Practicar la relajación y la meditación. Ayuda a liberar tensión y a reducir emociones intensas desagradables.
– Practicar algún deporte, baile, o ejercicio físico que te permita estar en el cuerpo y no tanto en la mente.
– Conectar con tu respiración y con tus sensaciones corporales, dejando ir a través de la imaginación, todo aquello que no te haga sentir bien.

7. Si en ocasiones no puedes evitar estar en el futuro pensando en que pasará, cambia la percepción pesimista de la situación, hacia una PERCEPCIÓN OPTIMISTA y transmite energéticamente a la sociedad paz, amor y bienestar.

Recuerda que lo que todos transmitimos con nuestros pensamientos,
sentimientos y acciones, tiene un impacto en nuestro entorno.

Ana Páez. Psicóloga General Sanitaria de Cos Vital

www.psicoap.es

Written by Mónica Moreno Vila