Por Marilú Ribera, Osteópata en Cos Vital y docente en Qüestions Vitals.

¿Qué son las fascias?


Las fascias son el tejido que envuelve el resto de tejidos: huesos, músculos, órganos… y los conecta entre sí,
Le da forma a nuestro organismo, lo compartimenta y da sujeción a todos los órganos.

Es una membrana blanquecina que dependiendo de la parte del cuerpo en que la encontremos varía de grosor, resistencia y flexibilidad.

Así que ya tenemos un motivo más por el que debemos hidratarnos bien, practicar ejercicio regularmente y llevar una dieta sana y equilibrada.


El estómago, el hígado, los riñones, los vasos sanguíneos, los músculos… tienen su propia funda fascial; estas fundas fasciales son las que les dan forma a los órganos y luego se expanden en diferentes direcciones para anclarlos a los huesos, órganos y estructuras de su alrededor.
Las fascias «empaquetan» los músculos y los conectan entre sí, crean líneas de tensión que sirven para mantener el cuerpo en una postura determinada, por lo que la postura diaria afecta a estas líneas de tensión.
Los músculos se agrupan en cadenas miofasciales para mantener el cuerpo erguido. Cuando el cuerpo está mal alineado y una cadena trabaja más de lo que le corresponde, se tensa y acorta, lo que afecta a las cadenas con las que se relaciona, por ejemplo, un esguince mal curado puede provocar disfunciones mecánicas en la rodilla, la cadera e incluso la columna vertebral.
Otro ejemplo de cómo las fascias son el medio de transporte de múltiples disfunciones del organismo es la reacción en cadena que produce el stress en nuestro cuerpo; un aumento de tono de la válvula que hay al final del estómago (píloro) provoca una tracción descendente que se transmite por el diafragma, el pericardio, y de ahí a las vértebras torácicas y cervicales; el resultado es una tensión interna que nos hace adoptar una postura de espalda encorvada hacia delante (postura hipercifótica).

Y aunque sea una capa fina fina fina hay tantos metros de fascias que representan la quinta parte del peso de nuestro organismo.

Sabes cuál es el sistema más sensitivo del organismo?
Dirías que es la piel? Pues te equivocarías….
El sistema más sensitivo es el sistema fascial y su función principal es la de informar al sistema nervioso central de las tensiones mecánicas que tenemos en nuestro organismo.
También tiene las funciones de nutrición, reparación y eliminación de sustancias de desecho, ya que entre las fibras de colágeno y elastina del tejido fascial, hay un fluido por el que circulan células defensivas y células reparadoras del tejido, también los nutrientes que alimentan las células, así como las toxinas creadas por la actividad celular de los órganos, que serán eliminadas por el sistema linfático.

Cuando gozamos de buena salud, la fascia es elástica, móvil y muy húmeda, porque tiene mucha agua. Al reducirse su flexibilidad, no solo se limita el movimiento del cuerpo, sino que también aparece tensión o dolor y aumenta el riesgo de lesión. La falta de flexibilidad en la fascia se puede deber a varios factores, entre ellos la edad. Además, si la cantidad de agua disminuye, la elasticidad también va a hacerlo. A menudo la falta de hidrataciónprovoca una adherencia de la fascia. Una mala postura o la falta de ejercicio también pueden llevar a rigidezen la fascia y, en consecuencia, provocar dolor.

Por Marilú Ribera, Osteópata en Cos Vital y docente en Qüestions Vitals.

Written by Mónica Moreno Vila