DEJA DE SUFRIR LA CANDIDIASIS VAGINAL EN SILENCIO!!

 

Por Ana Moreno, Reflexologa, Reflexóloga Holística, Terapeuta Floral y Ayurveda  formando parte del equipo multidisciplinar de COSVITAL. Docente en QÜESTIONS VITALS en Reflexología podal Holística, Flores de Bach y Aromaterapia.

 

En los últimos días he recibido la visita en consulta de varias mujeres que han venido a realizarse diferentes tratamientos. Dentro de la conversación habitual y de la relación de confianza que tenemos,  me han comentado que llevan un tiempo batallando con un problema de hongos vaginales recurrente o mal resuelto sin ser éste el motivo principal de consulta, ya que algunas habían cogido hora para hacer un masaje ayurvédico, una reflexología…

Las diferentes conversaciones sobre el tema tenían cosas en común, que me han hecho reflexionar. La primera, que las mujeres seguimos sufriendo en silencio, no solo las hemorroides, si no muchas enfermedades que tienen que ver con nuestro sexo. La segunda, que tenemos (las mujeres) una tendencia natural a la “culpa”, con la idea de que la candidiasis es algo parecido a un castigo divino causado por una práctica satánica. La  tercera, la falta de conocimiento y la vergüenza a preguntar que este tema suscita.

Por ellas y por todas las mujeres, he decidido escribir este artículo.

Para empezar, es muy común padecer una infección ginecológica a lo largo de nuestras vidas. Dicha infección puede ser producida por un microorganismo externo, a lo que se denomina “infección exógena”, son las infecciones de transmisión sexual; por otra parte, también hay infecciones que provienen de microorganismos que ellas mismas producen, las llamadas “infecciones endógenas”, como las que se ocasionan dentro de la misma flora vaginal. La Candidiasis es una infección endógena.

¿Qué es la Candidiasis?

La candidiasis es la infección por aumento del hongo Candida albicans. Dicho hongo se encuentra en muchas partes de nuestro organismo, en la flora común de la boca, en el intestino y en la vagina. Vive en nosotras sin ocasionar ningún problema, hasta que el equilibrio del ph de la vagina se ve alterado, favoreciendo la reproducción, causando la infección y dando lugar a las molestias.

¿Cómo se origina el desequilibrio del ph de nuestra vagina?

La vagina forma un ecosistema capaz de auto-protegerse de todos los agentes externos que puedan invadirla. Se mantiene protegida gracias a la acidez del flujo vaginal. Toda situación que genere alteración en su equilibrio ácido-alcalino, dejará a nuestros órganos desprotegidos ante la posible aparición o contagio de patógenos.

El ph básico de la vagina es del 4,5 y son muchos los factores que pueden que pueden alterarlo:

  • El uso de protege-slips, compresas, tampones, ropa interior sintética..
  • El exceso de higiene con productos inadecuados, jabones, toallitas higiénicas desechables, desodorante vaginal.
  • Los cambios hormonales como el embarazo, la menopausia, la toma de pastillas o métodos anticonceptivos hormonales.
  • El uso prolongado de antibióticos.
  • La ingesta masiva de alimentos ricos en carbohidratos, especialmente los azúcares refinados.
  • Asimismo, el semen, con un ph 6, mucho más alcalino, puede modificar el equilibrio de nuestro ph, se recomienda el aclarado con agua y/ el uso de preservativo ante los primeros síntomas.
  • El estrés y sobre todo la relación que tenemos con la sexualidad (tabús, miedos, creencias limitantes).

 

¿Qué síntomas produce la candidiasis?

Sus principales sistemas son:

  • Aumento del flujo vaginal, más espeso y de color blanco lechoso.
  • Leve olor ácido.
  • Enrojecimiento de la vulva con ardor y picazón.
  • Dolor al orinar.
  • Dolor durante la relación sexual, llegando a imposibilitar la penetración.

Estos son los primeros síntomas ante los que debemos actuar, en caso contrario los síntomas se agravaran rápidamente cambiando el aspecto del flujo a verdoso, aumentando el olor desagradable y el dolor.

¿Qué remedios naturales podemos emplear?

En primer lugar debemos tener un diagnóstico certero y no confundirlo con otro tipo de infección vaginal.

Tratamiento natural:

  • Yogurt natural: que contenga lactobacilos vivos. Aplicar en la vagina con la ayuda de una jeringa (sin aguja). Ideal antes de ir a dormir. Poner una toalla para evitar que salga y acostarse. A la mañana siguiente, lavarse solo con agua. Este tratamiento hay que realizarlo durante siete noches seguidas.
  • Ajo: pela un diente de ajo, envuélvelo en una gasa, átalo con hilo de seda dental sin cera y a modo de tampón introdúcelo en la vagina. Déjalo actuar toda la noche. Aplicarlo durante 5 noches seguidas.
  • Óvulos vaginales naturales: mezcla de oleato de hamamelis y caléndula con aceite de coco y unas gotas de aceite esencial de árbol de té.
  • Baños de asiento: para la picazón, lávate con agua hervida y enfriada con dos cucharadas de vinagre de manzana.

Estos tratamientos se aconsejan utilizarlos primero uno, ver si funciona y de no ser así, probar con otro.

Lo cierto es que son pocas las mujeres que ponen remedio a los primeros síntomas de la candidiasis. Lo cierto es que las mujeres somos unas expertas en el disimulo y la sociedad nos enseña a ocultar y camuflar todo aquello que sentimos, olemos… Lo ideal sería conocer a la perfección nuestro cuerpo, nuestras sensaciones y nuestro olor. Que supiéramos identificar cualquier cambio en nuestro flujo, en su color u olor, ya que el flujo es nuestro gran guardián y nos alerta de todo. En lugar de eso nos enseñan a no tener contacto con nuestras secreciones e higienizar al máximo nuestras “zonas íntimas”

Si te ves identificada con todo lo que te cuento y deseas saber más, estaré encantada de acompañarte.

 

Por Ana Moreno, Reflexologa, Reflexóloga Holística, Terapeuta Floral y Ayurveda  formando parte del equipo multidisciplinar de COSVITAL. Docente en QÜESTIONS VITALS en Reflexología podal Holística, Flores de Bach y Aromaterapia.

 

Written by Mónica Moreno Vila