noviembre 20, 2020 OSTEOPATIA No hay comentarios

Conoce tus huesos

 

Por Marilú Ribera, Osteopata en Cos Vital y docente en la escuela Qüestions Vitals.

Creo que todos tenemos mas o menos claro que es un hueso y que sirven para movernos de un sitio a otro, pero en realidad tienen muchas mas funciones, tenemos de varios tipos y con unas propiedades que quizás no os habíais planteado nunca….  así que ahondemos en el conocimiento de la parte mas resistente de nuestro cuerpo!!!

Nacemos con unos 270 huesos pero al llegar a adultos tenemos 206 huesos y no es porque se los haya comido el perro no, es porque se van fusionando y de varios huesos acaba formándose uno, como por ejemplo el hueso iliaco que originariamente son tres o algunos huesos del cráneo.

De estos 206 huesos tenemos mas de la mitad en las manos y pies, 26 en cada pie y 27 en cada mano, 106 huesos entre manos y pies, aunque no es aquí donde mas articulaciones tenemos.

De las 360 articulaciones que forman nuestro sistema esquelético tenemos

En el cráneo 86 articulaciones

En la garganta 6 articulaciones

En el tórax 66 articulaciones

En la columna 76 articulaciones

En cada extremidad superior 32 articulaciones

En cada extremidad inferior 31 articulaciones

 

El hueso mas largo del cuerpo humano es el fémur, que une la pelvis con la rodilla, y el mas pequeño el estribo que forma parte de la cadena de tres huesecillos que tenemos en el oído medio (martillo, yunque y estribo) y es a través de la vibración de esta cadena de huesecitos que oímos los sonidos del exterior.

Content@ con tu peso? Si no lo estás no vale culpar a tu esqueleto ya que éste pesa el 12% de nuestro peso total…. así que esa frase de “es que soy de hueso grande” no se yo si vale, eh? 😉  y es que en un adulto medio de 75 kg el esqueleto pesa sólo 9 kg.

 

El hueso por si mismo no tiene sensibilidad, ésta se la da una capa que lo envuelve que se llama periostio, el periostio envuelve otra capa, que ya forma parte propiamente del hueso, formada de tejido óseo compacto que es la cortical y dentro de esta capa dura encontramos tejido óseo esponjoso de dos tipos: medula ósea roja y médula ósea amarilla…. (no confundir con la medula espinal!!!! que es un cordón nervioso que baja por la columna vertebral, encargada de transmitir los impulsos nerviosos comunicando el cerebro con el cuerpo)

Bueno…. sigo con las médulas óseas; la médula ósea amarilla esta formada  por tejido adiposo, se encuentra generalmente en los huesos largos y sirve como almacén de grasas.

La médula ósea roja contiene las células madre de las células sanguíneas (hemoblastos) y a través de un proceso llamado hematopoyesis crea: glóbulos rojos que son los que transportan el oxígeno, glóbulos blancos que nos defienden de infecciones y plaquetas que evitan hemorragias creando coágulos cuando hay heridas.

No todos los huesos tienen medula ósea roja,  en los adultos, está ubicada en las costillas, el esternón, la columna vertebral, el cráneo, la escápula y la pelvis.

 

Como todas las partes de nuestro cuerpo los huesos también se van reconstruyendo constantemente, ellos usan un sistema donde unas células llamadas osteoblastos van “comiéndose” la parte del hueso mas viejo y los osteocitos van construyendo hueso nuevo, en este proceso de renovación se tarda aproximadamente 7 años para tener un hueso completamente nuevo.

El diseño de los huesos los convierte en un material muy duro, 5 veces mas que el acero,  un hueso del tamaño de un móvil puede sostener 9.000 kilos de peso y a la vez son muy elásticos ya que podríamos comprimir el cráneo hasta reducir su diámetro en un 50% y al dejar de comprimir este volvería a tener el mismo diámetro.

Tenemos diferentes tipos de huesos

Y como os he venido contando todo este repertorio de huesos y huesitos sirve para muchísimas cosas en nuestro cuerpo, protección para las partes mas importantes de nuestro organismo, nos dan estructura y sostén, los músculos se insertan en los huesos y los usan de palanca, son reserva de grasas, producen sangre y proporcional equilibrio de minerales, están presentes en la respiración, audición, el habla, la masticación…. así que la próxima vez que alguien te diga que está coladito por tus huesos ya sabes que no es para menos 😉

 

Por Marilú Ribera, Osteopata en Cos Vital y docente en la escuela Qüestions Vitals.

Written by Mónica Moreno Vila