Por Paco García, fisioterapeuta en Cos Vital.

La cadera es la articulación que une la pierna con la pelvis, dando movilidad al cuerpo cuando caminamos y nos impulsamos tanto para saltar, correr, levantarnos de la silla, sofá… La articulación de la cadera es la parte que une los huesos, cubierta de ligamentos, tendones y músculos para ser estable en la estructura del cuerpo y durante el movimiento.

Entonces cuando hay dolor éste proviene de una inflamación o lesión en los tejidos. También puede haber una hernia discal o pinzamiento nervioso que irradie el dolor hacia la ingle o una hernia inguinal que provoque este dolor de cadera.

La coxalgia suele provocar limitación y puede ser en reposo o en movimiento. En reposo duele cuando uno esta tumbado sobre la misma cadera o simplemente sentado. A otras personas suele ser al revés, el dolor aparece durante el movimiento, al andar, correr, levantar-se o realizar cualquier actividad de la vida diaria.

Las causas pueden ser varias dependiendo de la parte o tejido dañado o si hay alguna enfermedad detrás. Cuando afecta al cartílago o hueso la causa puede ser debida a un golpe o caída que impacte la cabeza del fémur con la pelvis creando una fractura. O por movimientos repetitivos mal hechos, es decir el gesto del cuerpo en el momento de andar o estar de pie provoca roce incorrecto en el cartílago de la cadera, entonces por la fricción se crea artrosis. Y en casos donde llega a afectar el hueso, se pierde la irrigación vascular de la sangre y puede necrosar con el tiempo, normalmente se interviene quirúrgicamente dependiendo del diagnóstico médico. En tales casos, el dolor es profundo y agudo en la zona delantera de la cadera y llegando a la ingle e impide llevar la cadera hacia adentro.

Otra causa puede ser tendinitis de los músculos que rodean la cadera. Suelen ser tendón de los isquiotibiales que duele la zona trasera, entre la cadera y el muslo, o tendón del glúteo medio que duele junto con la bursitis en la zona lateral de la cadera. La bursitis es la inflamación de una bolsa sinovial con líquido que evita el roce de la articulación.

Puede haber también como causa el pinzamiento o alteración de algún nervio que provenga del sacro y las lumbares que pase cerca y que provoque el dolor irradiado alrededor de la cadera. O una hernia inguinal, cuando una parte del tejido de la ingle es empujado por el intestino hacia afuera por la debilidad de la musculatura del vientre, entonces se produce un bulto doloroso sobretodo al toser, inclinarse o al hacer fuerza.

Otros problemas suelen ser por compensación debido a la mala postura en el trabajo, en casa, etc. Para evitar que nos duela alguna lesión que ya teníamos en la pierna o la espalda, cargamos más peso en la cadera haciendo que se sobrecargue, finalizando en inflamación y dolor de los tejidos que la rodean.

Causas externas de la cadera que provoquen inflamación y dolor por órganos cercanos inflamados como los genitales, digestivos, abdominales, ganglios, abultamiento del músculo psoas-ilíaco o por infecciones víricas o bacterianas de la articulación debido a una necrosis o mala circulación.

El dolor puede ser en la ingle, en la cara lateral del muslo o en la nalga. Entonces el médico o fisioterapeuta valorará la posible causa y tratamiento de la lesión.

El tratamiento en artrosis avanzadas, necrosis, hernias, tumores, etc. es de intervención quirúrgica. Y en infecciones se tratan con antibióticos, antiinflamatorios… La recuperación posterior se puede realizar mediante ejercicios que convengan y amplíen la movilidad de la zona de la cadera, aumentar el riego sanguíneo oxigenando la articulación, ligamentos y tendones. Según el dolor, la recuperación requiere de movilizaciones con ayuda del fisioterapeuta, de aparatos antiinflamatorios y un trabajo de ejercicios de la propia persona para mejorar la postura en sus quehaceres.

Ejercicios y estiramientos que te pueden ayudar a mejorar y empezar a recuperarte del dolor de cadera por la inflamación articular, de ligamento, tendón o muscular. La intención es que con estos ejercicios se pueda fortalecer la musculatura que alinea la pelvis con las piernas y las vértebras lumbares y realizarlos de forma continuada durante 4 a 6 semanas mínimo. Entonces se mejora la postura, tanto de pie, sentado, en movimientos como caminar, moverse en el trabajo, etc.

Estiramientos de Isquiotibiales y gemelos:

Estiramiento de glúteo y piramidal:

Estiramiento de cuádriceps:

Estiramiento de caderas:

Ejercicios de cadera:

Por Paco García, fisioterapeuta en Cos Vital.

Written by Ruth Moreno Vila