Por Daniel García Fernández, podólogo en Cos Vital, especializado en pie diabético.

COVID-19

La OMS declaró oficialmente la infección por COVID-19 como pandemia el 11 de marzo de 2020. Además, la evaluación de riesgos de la OMS clasificó la COVID-19 como una pandemia mundial de “muy alto riesgo”

La clínica de la COVID-19 comprende un amplio abanico, desde personas totalmente asintomáticas hasta paciente con severas complicaciones. Aunque todavía no han averiguado los mecanismos fisiopatológicos del virus, se ha observado que la mayoría de los casos graves y fatales de COVID-19, se han producido en ancianos o en pacientes con comorbilidades subyacentes, en particular la Diabetes Mellitus.

Descripción: Enfermedad vascular periférica - WikiwandARTERIOPATÍA DIABÉTICA

Una de las complicaciones macrovasculares de la diabetes es la arteriopatia diabética, definida como enfermedad arterial periférica.  

Esta consiste en la obstrucción y estrechamiento del flujo de las principales arterias debido a la acumulación de placa compuesta por grasa y colesterol en la pared endotelial, causando daños que activan distintos procesos inflamatorios a nivel arterial.

Este proceso a largo plazo puede desembocar en lo que conocemos como pie diabético.

¿PACIENTES DE RIESGO?

La COVID-19 en personas con diabetes puede inducir a un estado inflamatorio y de hipercoagulación produciendo una respuesta inmune exagerada, pudiendo causar así complicaciones a nivel de las extremidades inferiores y como consecuencia, agravar una arteriopatía diabética subyacente. Este hecho puede afectar a nivel podológico, causando ulceraciones con un alto riesgo de amputación, debido a la falta de aporte sanguíneo.

¿COMO ACTUAR?

Es muy importante, como método de prevención además de seguir y respetar los protocolos ante la COVID-19, llevar un buen seguimiento del estado arterial de sus extremidades una vez es diagnosticada la diabetes mellitus.

Una buena valoración anual llevado a cabo desde el servicio de podología, puede prevenir la aparición de ulceras de pie diabético. Esto se puede conseguir tratando al paciente mediante quiropodias frecuentes y educándole sobre como actuar ante posibles alteraciones cutáneas, así como corrigiendo los puntos de sobrecarga mediante estudios de la marcha y la colocación de soportes plantares, ayudando al correcto funcionamiento de este y previniendo el pie diabético.

¿QUE DEBEMOS TENER EN CUENTA?

La población diagnosticada de diabetes mellitus debe ser consciente de su posición como grupo de riesgo, y más específicamente todos aquellos pacientes previamente diagnosticados con arteriopatía diabética, ya que pueden sufrir complicaciones más graves al contraer el virus SARS-Cov-2, debido a su estado de inmunodepresión.

Por Daniel García Fernández, podólogo en Cos Vital, especializado en pie diabético.

Written by Mónica Moreno Vila