Beneficios del Chi Kung

Por Francisco García Siles, Fisioterapeuta en Cos Vital.

Esta semana quiero presentar una actividad saludable que me ha ayudado a cuidar mi cuerpo y mente durante varios años desde que la aprendí. Se trata del Chi Kung o Qi gong, una terapia o práctica originaria de China, dónde se ha usado como una forma de medicina y prevención de enfermedades y dolencias.

Chi o Qi (energía), Kung o Gong (trabajar). Ésto significa trabajar la energía, es una práctica o disciplina de la medicina china donde se trabaja la energía para generarla, cultivarla, aprender sobre nuestro cuerpo moviendo nuestra energía corporal o como se llamaría en la medicina tradicional china, nuestra energía vital. Para lograr practicarlo es necesario combinar el movimiento, la respiración y nuestra concentración o enfoque mental.

El Qi gong es una gimnasia muy estudiada y orientada al bienestar físico y mental. Actúa sobre el cuerpo de una manera sencilla, combinando ejercicios físicos determinados y respiración, encaminados a fortalecer ciertos órganos y funciones corporales. Consiste en retornar el organismo al estado de equilibrio que se ha perturbado con el trabajo, la enfermedad y las malas posturas. Ésta práctica lleva existiendo durante más de 5000 años, originada en India que influenció ampliamente en China, dónde se fue desarrollando sobretodo en los templos budistas y taoistas por los monjes, que a base de prueba y error y el autoconocimiento, mejoraron las formas de movimientos hasta plasmarlos en sistemas regulados que actualmente se estudian y aprenden en escuelas de salud y centros sanitarios de todo el mundo.

Ésta práctica puede ser hecha por todo el mundo, de todas las edades, incluso por personas con salud más débil. Se puede realizar como ejercicio deportivo o como práctica meditativa que requiere un aprendizaje y esfuerzo porque se trata de muchas y diferentes formas de movimientos coreografiados, algunos suaves y sencillos y otros más complicados. Y su ventaja es que no requiere de material deportivo ni objetos como alfombras o esterillas y se puede practicar en cualquier sitio. Sólo es necesario estar cómodo.

La actividad se puede realizar con movimiento o sin movimiento, siempre dirigido con respiraciones y que se coordinan con los brazos y piernas llenando el cuerpo de oxígeno, un gran aliado para mejorar nuestro cuerpo y liberarnos de muchos problemas.

– Mejora la circulación de la sangre y el sistema linfático e inmunitario.

– Estira los músculos tensos, tendones y ligamentos.

– Mejora nuestros sistema neurológico facilitando la comunicación entre el cerebro y el cuerpo.

– Mejora nuestro equilibrio.

– Mejora nuestro sistema óseo mediante los movimientos y estiramientos que afectan a nuestras articulaciones y columna vertebral.

– Favorece la recuperación y prevención de problemas muy comunes como la Hipertensión, colesterol, artrosis, migrañas, etc.

– Relajación física que ayuda a mejorar el estrés, la fatiga crónica, problemas digestivos, mejora la calidad del sueño y a sentirnos más seguros con nosotros mismos y con más energía.

Con el tiempo, y a medida que la persona practica Chi Kung, mejorará la fluidez y la técnica con la que realiza los movimientos. También puede adaptarse como un complemento a otras actividades o deportes como muchos deportistas de elite ya realizan. Es una forma de aumentar el rendimiento físico y mental, mejorando concentración, coordinación, equilibrio, flexibilidad…

El Chi Kung se realiza como una práctica complementaria y no sustituye en ningún caso a la medicina convencional. Y para cualquier duda consulta con tu fisio o médico de cabecera.

Por Francisco García Siles, Fisioterapeuta en Cos Vital.

Written by Ruth Moreno Vila