septiembre 4, 2020 FISIOTERAPIA No hay comentarios

EL ARTE DE LLEVAR MULETAS

Por Miriam Sanchez Diaz-Reboto, fisioterapeuta de Cos Vital y miembro docente de Qüestions Vitals.

Muchos de nosotros en algún momento de nuestra vida, hemos necesitado de la ayuda de muletas para poder continuar con la actividad cotidiana de la mejor manera posible, pero … ¿a quién le han explicado como se usan de forma correcta? Porque, ¡A MI NOOOO!, como no tienes suficiente con haberte hecho daño, además tienes que averiguar como se usan de forma correcta para no caer en el intento.

Bueno, desde Cosvital vamos a intentar que nadie vuelva a caer en el intento, sobre todo en las subidas y las bajadas de escaleras, que sería la parte un poco más complicada, ¿qué va primero? la muleta, la pierna lesionada, la buena … UNA LOCURA!!!!!!

Lo primero de todo es saber colocar las muletas a la altura adecuada, si estamos usando las dos muletas, han de ponerse a la misma altura, la empuñadura tendrá que quedar a nivel de la cadera y el codo estará flexionado a unos 30º, si estiras el brazo, la empuñadura tiene que estar a la altura del reloj.

 

Al caminar se avanzarán las dos muletas, colocando primero la pierna lesionada al medio y después la sana.

Si ya tienes un cierto control, las podrás alternar.

 

Line art of 3 steps in using crutches with Step Through (Weight Bearing) technique. SOURCE: Original art. Used in 90356.

Y si apoyas sólo una pierna, te tendrás que impulsar hacia adelante.

Line art of 2 steps in using crutches with Swing To (Non-Weight Bearing) technique. SOURCE: Original art. Used in 90353.

Con una muleta, siempre que estés seguro y estable, la has de colocar al lado contrario de la lesión, ligeramente hacia afuera para aumentar la base de apoyo y siempre por delante del pie.

 

 

Atentos, que vienen las escaleras!!!!! En general, “la pierna sana al cielo para subir y la pierna lesionada al infierno para bajar”.

Con dos muletas: Para subir escaleras; primero sube la pierna buena, después las muletas y la pierna lesionada a la vez. Si no te sientes seguro, sube primero la pierna buena, seguida de una muleta y la otra y la pierna lesionada al final.

Para bajar escaleras; primero las muletas, después la pierna lesionada y la pierna sana al final.

Con una muleta: Para subir escaleras; sube primero la pierna sana, después, muleta y pierna lesionada a la vez. O por partes, pierna sana, muleta y pierna lesionada.

Para bajar escaleras; primero la muleta, después la pierna lesionada y la pierna buena.

Si apoyas solamente con un pie, al subir deja las muletas en el escalón de abajo y te impulsas hacia arriba. Al bajar, deja las muletas en el escalón de abajo y te impulsas hacia abajo.

Además de todo esto, es muy importante llevar un calzado como y que sea cerrado, colocar en las muletas los tacos de goma para no resbalar y realizar un buen mantenimiento de ellos, hay que extremar las precauciones en el caso de que llueva, si caminas alrededor de mucha gente o si vas por terrenos irregulares.

Espero que este articulo os haya ayudado, si tenéis alguna duda o problema no os de miedo acercaros a vuestr@ fisioterapeuta de confianza, seguro que os ayudara encantad@.

Por Miriam Sanchez Diaz-Reboto, fisioterapeuta de Cos Vital y miembro docente de Qüestions Vitals.

 

 

 

 

 

 

 

 

Written by Mónica Moreno Vila