¿QUÉ SON LAS AGUJETAS?

 

Por Miriam Sanchez Diaz-Reboto, fisioterapeuta de Cos Vital y miembro docente de Qüestions Vitals.

 El post de esta semana va ha ir dedicado a las famosas agujetas, que todos nosotros hemos padecido en algún momento de nuestras vidas. Yo en este año tan anormalizado, las he padecido 5 veces; la primera cuando me apunté tan felizmente a mi nuevo gimnasio, donde lo di todo; la segunda cuando nos obligaron a quedarnos en casa por culpa de un tal COVID-19, que comenzaron las clases On-Line al cabo de 3 semanas sin hacer nada de deporte, la tercera cuando nos dejaron salir para hacer deporte en la calle, que lo di todo corriendo, como si no hubiera un mañana, era como CORRE FORREST CORRE jajajaja; pero ¡noooo!, ahí no queda la cosa la cuarta vez cuando volvieron abrir los gimnasios, para qué, para nada, bueno si para coger de nuevo agujetas porque a los 15 días les obligaron a cerrar de nuevo, y ahora he pasado por mis quintas agujetas porque les han dejado abrir otra vez. ¡Por Dios! Que los dejen ya así, que ya no sé si soy de las Muñecas de Famosa que se dirigen al portal… o soy de Robocop.

 

¿CÓMO SE HACEN LAS AGUJETAS?

Pues bien, porque me ha pasado esto tantas veces, pues muy fácil; las agujetas son debidas a un sobreesfuerzo mecánico, intenso y poco habitual.

Si pudiéramos ver al músculo bajo un microscopio electrónico, podríamos ver la existencia de roturas parciales intramusculares de las estructuras de unión de los elementos de actina y miosina. Estas microrupturas son fisiológicas y se localizan a nivel de la línea Z de la fibra muscular.

Si nos fijamos en el siguiente dibujo, veremos como en la miofibrilla se diferencian dos bandas, unas que son rojas, y las otras que son blancas. Justamente en la zona mas clara o blanca, podemos diferenciar otra línea que se denomina línea Z, justamente en ese lugar se encuentran las proteínas actina y miosina, que están imbricadas, se juntan y se separan, todo ese trabajo es microscópico. El trabajo en conjunto de todos los millones de actina y miosina, provocan la contracción muscular.

 Nuestros músculos pueden trabajar de una manera concéntrica, excéntrica, isométrica… pues que sepáis que el trabajo excéntrico es el que provoca más agujetas, que significa esto; os pongo un ejemplo bajar una montaña cansa más al cuádriceps que subirla, por que, al bajar, el cuádriceps está trabajando de una manera excéntrica.

Cuando padecemos agujetas, nuestra fuerza muscular máxima va a disminuir entre un 10% y un 25%, debido a las microrupturas fibrilares.

Las agujetas suelen aparecer entre las primeras 24-72 horas tras la realización del ejercicio. La transferencia de dolor de los receptores del tejido conjuntivo muscular explica el porqué de las molestias subjetivas que aparecen a partir de las 24 horas.

Y normalmente la durada máxima de las agujetas es de 6-8 días, en ocasiones duran menos.

Lo importante es no tirar la toalla, por el dolor que nos ocasionan las agujetas, hay que seguir. Por eso os voy a explicar que tenemos que hacer.

 

TRATAMIENTO DE LAS AGUJETAS.

  1. Repetir la misma actividad que ha producido las agujetas, pero en menor intensidad. Esto es normal, recordar que perdemos entre un 10-25% de fuerza.
  2. Masaje para mejorar la sensación de dolor.
  3. Los estiramientos en la fase de agujetas no tienen que ser intensos, han de ser suaves y al límite del dolor, recordar que son microrupturas fibrilares.
  4. Para la recuperación primaria (antes de las 2 horas de haber hecho el ejercicio), se aplicará frío.
  5. Para la recuperación secundaria (después de las 2 horas de haber hecho el ejercicio), se aplicará calor.

 

¡Aaaaaahhhhh¡; una cosita, olvidaros del agua con azúcar, eso no hace nada de nada, recordemos que hemos provocado una microruptura.

Así que lo dicho no tirar la toalla, y si no queréis pasar por las agujetas sólo debéis hacer una cosa

¡¡¡¡¡¡¡¡¡POSTUREO GYM!!!!!!!!!!!!!!

 

 

 

 

Por Miriam Sanchez Diaz-Reboto, fisioterapeuta de Cos Vital y miembro docente de Qüestions Vitals.

Written by Mónica Moreno Vila